Xavi, la gran esperanza azulgrana: una leyenda del Barça para la reconstrucción

Xavi, la gran esperanza azulgrana: una leyenda del Barça para la reconstrucción

La salida de Koeman tras ahondar en la mala racha a todos los niveles del FC Barcelona abre la puerta a la gran esperanza que los culés tienen en estos tiempos convulsos: ver a Xavi Hernández sentado en el banquillo.

El excentrocampista es una de las mayores leyendas del club, parte esencial de la época dorada más reciente del Barça y una figura que entiende a la perfección lo que significa la entidad y los valores que todos los estamentos quieren imprimir en el primer equipo.

Nacido en Tarrasa en 1980, Xavi ligó su vida al Barça desde los 11 años, cuando en julio del 91 pasó la prueba pertinente para ingresar en el que sería ya para siempre el club de su vida.

Miembro de una generación de oro, ejerció desde el primero momento de centrocampista organizador, y fue ganando peso hasta que a los 18 años dio el salto al primer equipo. A partir de ahí, contribuyó a agrandar hasta la eternidad la historia de una hornada de la Masía que elevó al Barcelona a lo más alto del fútbol.

Ocho Ligas, cuatro Champions, tres Copas del Rey y un buen puñado de Supercopas avalan el palmarés del que está llamado a liderar la necesaria reconstrucción que este Barcelona herido requiere.

Ávido defensor de Catar y su cultura pese a haberse ganado un gran número de detractores por ello, Xavi ha dado sus primeros pasos en el Al-Sadd catarí, el mismo club en el que se retiró como futbolista.

El Barça ha llamado a su puerta anteriormente, cuando decidieron echar a Valverde, pero en ese momento el excapitán no se vio preparado. Ahora, y ante la situación crítica que atraviesa su ‘casa’, ha llegado el momento de volver a juntar sus caminos: el club lo necesita y Xavi lo está deseando.

Lo que ocurra, sólo el fútbol lo sabe, pero si hay un hombre que puede recuperar la ilusión para la afición y hacer creer a los jugadores, ha de ser necesariamente alguien de la casa, y pocas personas con más ADN Barça que el cerebro de sus mayores años de gloria.