Verstappen arrasa a Hamilton en México y abre hueco en el liderato del Mundial

Verstappen arrasa a Hamilton en México y abre hueco en el liderato del Mundial

De principio a fin. Max Verstappen logró la novena victoria de la temporada en su cuenta personal frente a un Lewis Hamilton totalmente superado e impotente desde la misma salida. 

El británico no sólo no pudo pelear por la carrera, sino que acabó sufriendo con el ídolo local, un Sergio Pérez que completó el podio para algarabía de los miles de fans locales. El de Red Bull fue, además, el primer mexicano en lograr un podio en su país.

Los españoles, bien sin más: Carlos Sainz fue 6º y Fernando Alonso, 9º. No tuvieron mucho trabajo.

Salida: Verstappen se escapa y el ‘poleman’ Bottas trompea

El circuito de México cumplió con la maldición de la pole: ninguno ha logrado liderar una vuelta o entrar al podio, y un año más así será. Bottas salió razonablemente bien, pero no mejor que un Verstappen que dio una lección de cómo se debe frenar en la primera curva

Con Hamilton más preocupado por no sufrir un accidente, fue el finlandés quien recibió un toque de Ricciardo que le hizo trompear. A Fernando Alonso le pilló desprevenido este incidente, que se lo encontró de frente y tuvo que salirse de pista y perder algunas posiciones. 

Por detrás, Yuki Tsunoda acabó atrapado encima de uno de los bolardos y forzó la salida del coche de seguridad, lo que cortó el frenético inicio.

En la reanudación comenzó la remontada de Alonso en busca de los puntos. Tras ese lío de la salida, el asturiano se echó primero sobre un George Russell al que, como en otras carreras, enseñó cómo se debía adelantar en la zona más virada del circuito. 

Primero por fuera y luego por dentro, el de Alpine se asentó en 10ª posición a la caza de un Raikkonen que estaba 9º en ese momento.

Verstappen se escapa y fuerza a actuar a Mercedes

Bien por el susto de la salida, bien porque realmente Verstappen tenía más ritmo, lo cierto es que en el primer tercio de carrera se vio que Hamilton iba a tener que sudar tinta por la victoria. El neerlandés se sentía cómodo en primera posición, y mientras el heptacampeón se quejaba de que no podía alcanzarle, el de Red Bull sostenía una ventaja de más de 8 segundos. Hasta tal punto llegó la preocupación de Hamilton que a Sergio Pérez le apretaron por radio para que intentase atacar al heptacampeón para arrebatarle el segundo puesto.

Entraron en juego las estrategias. Mercedes llamó a Hamilton a boxes para intentar neutralizar el envite de Pérez, pero salió en tráfico tras el Ferrari de Leclerc. De nuevo, Red Bull le había ganado la partida de ajedrez al equipo alemán.

Pérez cocina el adelantamiento a Hamilton

Una de las grandes virtudes de Sergio Pérez, históricamente, es que sabe estirar la vida de los neumáticos muy por encima de lo que incluso Pirelli prevé. Ante su público quería lucirse y lo hizo en un momento crítico de carrera.

Se puso líder según paró Verstappen a hacer su parada. El objetivo de Red Bull fue claro: aprovechar esa gran capacidad de ‘Checo’ para estirar al máximo su relevo y ganarle la posición a final de carrera a Hamilton. Entre la parada del británico y la del mexicano hubo diez vueltas de diferencia, con 30 por delante.

Pérez hizo su trabajo y pronto obtuvo beneficio. El de Guadalajara empezó a recortarle tiempo sin remedio, en una anodina carrera en la que Hamilton no podía hacer nada. Hasta tal punto llegó su aburrimiento que preguntó por radio a sus mecánicos que si aún estaban ahí.

Órdenes de equipo en Ferrari

La estrategia de Ferrari, que esta vez salió medio bien, primó esta vez a Carlos Sainz. Con Charles Leclerc justo delante, desde la radio advirtieron al monegasco que dejara pasar al madrileño para intentar ganarle el cuarto puesto a Pierre Gasly, un rival duro pero factible que a falta de 15 vueltas estaba a unos 10 segundos. A regañadientes, Leclerc cedió la quinta plaza, pero Sainz cumplió con su parte y en la penúltima vuelta le devolvió la plaza.

A diez vueltas para el final, Pérez se enganchó al tren trasero de Hamilton. Era la lucha que querían ver los miles de fans aztecas en el Foro Sol, que se volvieron locos ante el ataque de su ídolo. ‘Checo’ le enseñó el morro, primero tímidamente, antes de tirarle el coche en condiciones, aunque Hamilton aguantó.

Mercedes buscó entonces minimizar daños. Hicieron entrar a Bottas para una tercera parada para montar neumáticos blandos e intentar quitarle la vuelta rápida, y el punto extra, a Verstappen. No le salió a la primera y lo intentó con otra parada más. Esta vez sí logró esa vuelta rápida, aunque fue un pobre consuelo para una Mercedes derrotada.