Valle de Viñales, el primer geoparque de Cuba con un gran patrimonio geológico

Valle de Viñales, el primer geoparque de Cuba con un gran patrimonio geológico

Con una extensión de 284 kilómetros cuadrados, se han identificado 57 geositios de alto valor y se han descubierto fósiles de más de 170 millones de años.

El Valle de Viñales, con un gran patrimonio geológico y, sin duda, uno de los paisajes más hermosos de Cuba, fue aprobado como el primer geoparque de la isla, de acuerdo con el Ministerio de Energía y Minas (Minem).

El lugar se encuentra en la provincia de Pinar del Río, al extremo occidental de la isla. Además de la declaratoria de geoparque, este sitio también es considerado monumento nacional, parque nacional y paisaje cultural de la humanidad.

El valle tiene una extensión de casi 284 kilómetros cuadrados. En el lugar se encuentra el mural de la prehistoria, considerado el mayor del mundo al aire libre; se han identificado 57 geositios de alto valor, algunos de ellos con relevancia internacional vinculados a la evolución del planeta; y se han descubierto fósiles de más de 170 millones de años, incluidos restos de reptiles gigantes marinos y el metatarso de un titanosaurio.

«Tenemos también uno de los lugares, por ejemplo, donde aparece el registro más completo de que hubo un impacto de un gran meteorito, en el límite cretácico-paleógeno», dice el geólogo Manuel Vásquez Torres.

El geólogo detalla que han encontrado «minerales o cristales de cuarzo con huellas de choque», que justamente indican que hubo ese gran impacto. Añade que «existe también una anomalía de iridio, que es un metal que abunda mucho en los meteoritos, pero que es muy raro en la tierra».

Para constituir el geoparque Viñales fue necesario un estudio que duró dos años, entre 2016 y 2017, que fue financiado por el Gobierno cubano y que incluyó un levantamiento de las características de las peculiaridades de los suelos y las rocas del lugar.

Turismo y ciencia

Las autoridades cubanas esperan que la declaratoria de geoparque tenga un impacto positivo en el sector turístico, que es la principal fuente de ingresos de esta región. Solo en el sector privado cuentan con más de 2.000 habitaciones en la zona.

Para facilitar las visitas al valle, ya se han diseñado 10 senderos y la política de protección ambiental.

Pero además de lo económico, se espera también un impulso en las investigaciones científicas.

«Nosotros, como área protegida y como geoparque, nos dedicamos a la conservación del área, pero como parte de esa conservación se hacen estudios de cada uno de esos lugares, de la biodiversidad o de la geodiversidad», expresó Mario Alberto Sánchez Carrillo, director del Parque Nacional Viñales.

Otro reto que tienen por delante es divulgar todo este patrimonio, fomentar la geoeducación y con ella enseñar a las personas a valorar más el suelo que pisan.

Ahora, el objetivo es que sea declarado, también, como parte de la red mundial de geoparques de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).