Una polémica periodista española se inventa una mala crítica a un restaurante por no dejarle entrar sin pasaporte covid (y el efecto es inesperado)

Una polémica periodista española se inventa una mala crítica a un restaurante por no dejarle entrar sin pasaporte covid (y el efecto es inesperado)

El negocio se encuentra en Valencia, donde es obligatorio el pasaporte covid en la hostelería desde el pasado 3 de diciembre.

«Pésimo servicio. Pelos en las gambas y cubiertos con costras de comida de clientes anteriores. Pasa de largo», fue la reseña que la periodista y fundadora del partido de extrema derecha español Vox, Cristina Seguí, dejó este martes tras su ‘presunta visita’ a un restaurante de la ciudad de Valencia.

Todo apunta a que se trata de una reseña falsa, en primer lugar por la respuesta del propio establecimiento: «No acostumbramos a responder a los comentarios, pero en esta ocasión lo haremos por tus mentiras, porque te hemos pedido el pasaporte covid y por tu negación, no podemos permitirlo», decía el restaurante, que añadía una advertencia legal: «Te invitamos a quitar dicho comentario a ti y el de tus amigos o deberemos presentar acciones legales«.

En segundo lugar ella misma da a entender que no logró entrar en su interior en un tuit en el que señalaba al negocio: «Discrimina y niega ilegalmente la entrada a las personas que no tengan pasaporte covid», escribía en otra publicación de Twitter.

El rifirrafe ha saltado inmediatamente a las redes sociales, debido a la relevancia de Seguí, que es una habitual en múltiples polémicas. Según acostrumbra a proceder, la periodista no se ha retractado, sino que incluso ha elevado el tono. 

«Desde ahora, todos los colaboradores en el señalamiento, la segregación, y la marginación de una parte de la sociedad para crear parias aplicando normas ilegales e inconstitucionales, serán señalados en este perfil. Me da igual si es Margarita Robles [actual ministra de Defensa] o un bar», ha escrito en un mensaje de Twitter que ha dejado fijado en su perfil en el que resalta la paradoja de que señalará a quien considera que señale.

Además, también ha llamado la atención su reiterada insistencia en apuntar que este establecimiento es «chino», que se ha interpretado como una mención xenófoba.

Obligatorio en la hostelería

La fundadora de Vox, en la línea de este partido político, lleva tiempo criticando la vacunación contra el coronavirus y haciendo una intensa campaña en contra del pasaporte covid. Sin embargo, en esta ocasión ha arremetido contra un negocio que aplica la legislación vigente.

Desde el pasado 3 de diciembre es obligatorio en toda la Comunidad Valenciana el pasaporte covid para ingresar en establecimientos como bares, restaurantes, hospitales o residencias, entre otros.

Desde que comenzara este mes 4,1 millones de valencianos se han descargado el pasaporte covid, que, además, ha tenido otro efecto colateral, si bien buscado por las administraciones, que ha sido la aceleración de la vacunación. Así, muchas personas que no se habían vacunado contra el coronavirus hasta ahora han decidido hacerlo ante el temor de no poder participar en buena parte de las celebraciones de estas fiestas navideñas, tales como cenas de empresa.

La medida impulsada por la Consejería de Sanidad Universal y Salud Pública de la región ha contado, como era preceptivo, con el visto bueno de los tribunales, que deben avalar toda media restrictiva tomada para frenar el avance de la pandemia.

Efecto Streisand

Lo cierto es que la falsa reseña de Seguí parece haber conseguido un efecto Streisand, por el que un intento de censura acaba siendo contraproducente. Si bien en un primer momento algunas personas afines a la periodista se sumaron a ella para dejar reseñas negativas al establecimiento, en muy poco tiempo sucedió lo contrario.

Así, multitud de personas se han volcado a poner críticas positivas y muchas otras han asegurado que será una de sus paradas en su próxima visita a Valencia.

No solo aquellos que no comparten su visión sobre el pasaporte covid han sido críticos con la actitud de la fundadora de Vox, también otras personas afines a ella ideológicamente le han afeado el gesto de señalar a un local, mentira mediante, que lo único que ha hecho es cumplir con la normativa vigente.