Un grupo neonazi pinta con frases antisemitas varias fachadas de las calles de un pueblo español que se quitó el nombre de ‘Matajudíos’

Un grupo neonazi pinta con frases antisemitas varias fachadas de las calles de un pueblo español que se quitó el nombre de ‘Matajudíos’

El alcalde de la localidad, Lorenzo Rodríguez, denunció que es la sexta vez que se hace un ataque de esta naturaleza, en un municipio que intenta recuperar el legado judío de su población.

Frases antisemitas con pintura negra llenaron las fachadas de Castrillo Mota de Judíos, un pequeño pueblo de España que hace seis años fue rebautizado para quitarse el topónimo ‘Matajudíos’. El cambio de nombre ocurrió después de una consulta entre sus pocos habitantes: 29 votaron que sí y 19 que no.

En la madrugada del 6 de diciembre, pintadas con las frases «Alcalde vendido al judío asesino», «Torquemada fue un compañero» y «Vivan los Reyes católicos» aparecieron en la señalización de tránsito, en el edificio del ayuntamiento y en otras edificaciones de la pequeña localidad, donde solo viven 50 personas. 

El alcalde de Castrillo Mota de Judíos, Lorenzo Rodríguez, hizo la denuncia en redes sociales y responsabilizó del hecho a «grupos y personas intolerantes e incultas que no valoran ni el patrimonio ni a las personas». «Los intolerantes no tienen hueco«, agregó.

Además de los insultos al alcalde y a las pintadas nazis, aparecieron tachones sobre la estrella judía y también en la señal que indicaba el nombre de la ciudad, donde además agregaron una cruz solar, un símbolo vinculado con la extrema derecha.

El ataque al cartel que da nombre a la localidad no parece fortuito. De hecho, fue en 2014 cuando se hizo la consulta para cambiar el topónimo ‘Castrillo Matajudíos’ por ‘Castrillo Mota de Judíos’, como se llamaba originalmente el pueblo. La mayoría aprobó la modificación, que se hizo efectiva al año siguiente por una disposición de la Junta de Castilla y León.

Según la historiografía, el nombre original de esa población se cambió a ‘Matajudíos’ en 1627, 135 años después de un edicto que ordenaba a los judíos de España que se convirtieran al catolicismo o serían expulsados.

El sexto ataque

Pero no es la primera vez que aparecen este tipo de pintadas en el pueblo. En una entrevista a medios locales, Rodríguez recordó que es la sexta ocasión en que ocurren estas agresiones antisemitas, aunque en esta oportunidad los daños fueron mayores.

Uno de los sitios atacados fue el edificio donde se está construyendo el centro de la Memoria Sefardí, un proyecto que lleva adelante el ayuntamiento para reivindicar el pasado histórico de esa población, con miras a que se incorpore al legendario Camino de Santiago.

«Seguimos adelante en la tarea de recuperar nuestro pasado, nuestra cultura y nuestra identidad. Lo ocurrido en Castrillo es una muestra de la cobardía de algunas personas y de grupos que usan la violencia para mostrar su falta total de cultura y con el único fin de hacer daño», aseveró el alcalde.

Las muestras de solidaridad llegaron inmediatamente.La Federación de Comunidades Judías de España (FCJE) condenó los hechos y los consideró «intolerables» porque «muestran el peligro de ideologías que llevaron a Europa al desastre».

«Urgimos a las autoridades a detener y aplicar la justicia a los autores de los actos antisemitas que han atentado contra los bienes, las creencias y la libertad», insisten desde la FCJE. De momento, el alcalde ha interpuesto la denuncia ante la Guardia Civil, que ya ha iniciado las pesquisas para determinar la autoría de los ataques. 

«No ha tenido que ser una persona sola, el trabajo de pintar ha sido muy consensuado«, aseveró Rodríguez a medios locales, quien lamentó que todo lo sucedido haya provocado el nerviosismo y la perturbación de la comunidad.