Un estudio de 16 años de un sistema binario de púlsares confirma una vez más la validez de la teoría de la relatividad general de Einstein

Un estudio de 16 años de un sistema binario de púlsares confirma una vez más la validez de la teoría de la relatividad general de Einstein

Más de 100 años después de que esa teoría fuera presentada, los científicos de todo el mundo continúan sus esfuerzos por encontrar fallas en la relatividad general.

Un equipo internacional de científicos ha confirmado una vez más la validez de la teoría general de la relatividad de Einstein en cuerpos fuertemente autogravitatorios, y por primera vez también se han observado efectos relativistas que antes no se pudieron detectar, según un estudio publicado este lunes en la revista Physical Review X.

Los resultados de la investigación se basan en datos recopilados durante 16 años del púlsar binario conocido como ‘PSR J0737−3039A / B’, descubierto en 2003. Este sistema está formado por dos púlsares de radio que se orbitan entre sí en solo 147 minutos con velocidades de aproximadamente 1 millón de kilómetros por hora. Uno de esos púlsares gira bastante rápido, a 44 veces por segundo, mientras que el segundo «es joven» y tiene un periodo de rotación de 2,8 segundos.

Más de 100 años después de que Albert Einstein presentara su teoría de la gravedad, científicos de todo el mundo continúan sus esfuerzos por encontrar fallas en la relatividad general. La observación de cualquier desviación de la relatividad general constituiría un descubrimiento importante, que abriría una ventana a la nueva física, más allá de nuestra comprensión teórica actual sobre el universo, señala el Instituto Max Planck de Radioastronomía en Alemania.

«Un laboratorio inigualable»

«Estudiamos un sistema de estrellas compactas que es un laboratorio inigualable para probar las teorías de la gravedad en presencia de campos gravitacionales muy fuertes«, dijo el autor principal del estudio, Michael Kramer, del instituto alemán.

«Para nuestro deleite, pudimos probar una piedra angular de la teoría de Einstein, la energía transportada por ondas gravitacionales, con una precisión 25 veces mejor que con el púlsar Hulse-Taylor, ganador del premio Nobel, y 1.000 veces mejor de lo que es posible actualmente con detectores de ondas gravitacionales», agregó.

Los científicos estiman que los dos púlsares (estrellas de neutrones en rotación) son aproximadamente un 30 % más masivos que el Sol, pero solo tienen unos 24 km de ancho. Los efectos relativistas detectados en el sistema PSR J0737−3039A / B incluyen la generación de ondas gravitacionales en el espacio-tiempo, la propagación de luz en campos gravitaciones intensos, la inflexión de la luz y el efecto de la ‘dilatación del tiempo’. Los resultados de sus respectivas mediciones concuerdan con la predicción de la teoría de la relatividad general de Einstein.

Michael Kramer destaca que en este trabajo científico han alcanzado un nivel de precisión sin precedentes en las mediciones, y que los futuros experimentos con telescopios más avanzados podrían algún día ayudar a encontrar una desviación de la relatividad general.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!