Un diputado ultraderechista español amenaza con hacer desfilar por los juzgados a todos los que «están contra Vox» si su partido llega al Gobierno

Un diputado ultraderechista español amenaza con hacer desfilar por los juzgados a todos los que «están contra Vox» si su partido llega al Gobierno

En un tuit, el parlamentario Alberto Asarta ha enfilado sus palabras contra la «izquierda, comunistas, indepes, amigos de los terroristas».

«Izquierda, comunistas, indepes, amigos de los terroristas, todos contra Vox. Saben que cuando los españoles nos den su confianza, que será más pronto que tarde, comenzarán a desfilar por los juzgados. Ese es el miedo que tienen». Este es el tuit escrito por un diputado del partido de ultraderecha Vox que ha levantado la indignación en España.

El mensaje fue publicado el sábado, dos días antes de que el país celebre la fiesta nacional por la que conmemora la actual Constitución Española, ratificada por los ciudadanos el 6 de diciembre de 1978 y que acababa con cuatro décadas de dictadura franquista e iniciaba el actual periodo democrático.

Este diputado de Vox es Alberto Asarta, exgeneral del ejército de España, quien en 2019 se sumó al resto de militares que suponen el 11 % de la representación parlamentaria que el partido de ultraderecha logró en los comicios nacionales de ese año.

Su tuit levantó la irritación y el enfado de numerosos ciudadanos, que interpretaron sus palabras como un ataque a la libertad ideológica y una amenaza explícita a todos aquellos que no piensan como su formación política.

El profesor de Derecho Constitucional y exletrado del Tribunal Constitucional, Juaquín Urias, le ha contestado que lo que le da miedo son los militares como él, «que quieren meter en la cárcel a media España por pensar de modo diferente«. «Se llama fascismo», ha sentenciado.

En la misma línea le han contestado periodistas como Rubén Sánchez o Antonio Maestre. El primero lo ha calificado de «peligro para la libertad y la democracia», mientras que el segundo ha hecho hincapié en que «está amenazando a todo el que no piensa como él».

«¿De verdad quieren eso los tres millones y medio de votantes de Vox?», se preguntó el también periodista Pacual Serrano. Otra usuaria increpó al coronel Asarta: «Por los juzgados ya nos hacéis pasar sin necesidad de haber ganado las elecciones», en referencia a la extensa carrera de Vox en los juzgados, presentando todo tipo de demandas.

Política en los tribunales

Entre el largo historial de Vox en los juzgados se cuenta la querella presentada contra el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, reconocido internacionalmente por su contribución a la desaparición de ETA, acusándolo de colaborar con la banda terrorista, que acabó archivada.

Igual acabó su denuncia contra el exvicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, por blanqueo de capitales y delitos electorales; la presentada contra la exministra de Justicia, Dolores Delgado, por prevaricación relacionada con el juicio a los políticos catalanes independentistas promotores del ‘procés’; la dirigida contra el expresidente catalán, Quim Torra, por ejercer su libertad de expresión; contra Pedro Sánchez por su tesis doctoral; contra la expresidenta de Andalucía por llamar a Vox «un partido xenófobo, homófobo, racista y machista»; y así un larguísimo etcétera.

Todas sus denuncias judiciales tienen como diana a opositores políticos de izquierdas, independentistas, feministas o defensores de los derechos LGTBIQ+, mientras que no se han involucrado, por poner un ejemplo, en los numerosos procesos abiertos en los tribunales por corrupción contra miembros del Partido Popular, su socio en diversos gobiernos autonómicos.

Tras la sonora polémica de este fin de semana, Asarta solo ha matizado sus palabras como respuesta al comentario de un tuitero afirmando que se había explicado mal. «En España cabemos todos, cualquiera que sea su forma de pensar, pero me refería a los que prevarican o no cumplen con la ley. Nosotros estamos con la Constitución y el orden», ha escrito ya este lunes.

Militares de ultraderecha en el punto de mira

Sin embargo, se trata de la enésima polémica protagonizada por miembros del sector militar próximos a Vox, en este caso, agravada por su condición de diputado. En noviembre de 2020 se filtró una conversación de militares retirados, a través de un grupo de Whatsapp, en la que se hablaba de fusilar a 26 millones de españoles y de la idoneidad de perpetrar un golpe de Estado.

Pocas semanas después se filtraban varios videos en los que militares españoles, esta vez en activo, cantaban una canción de la División Azul, las tropas españolas franquistas que combatieron a las órdenes de Hitler.

Ese mismo mes de diciembre, un total de 271 militares retirados, de ideología franquista, hicieron público un manifiesto en el que alertaban del supuesto «deterioro de la democracia» que estaba teniendo lugar en España, cuyo actual Gobierno presuntamente pretendía «la imposición de un pensamiento único».

En noviembre, tanto los exmiembros de la XIX Promoción del Ejército del Aire, protagonistas del chat de Whatsapp mencionado, como los de la XXIII de la Academia General Militar del Ejército de Tierra, enviaron sendas cartas al rey Felipe VI –en su calidad de mando supremo de las Fuerzas Armadas–, en las que aseguraban que la «cohesión nacional» estaba en peligro por culpa del Gobierno «social-comunista» y mostraron su lealtad y apoyo al monarca.

De este modo, la palabras de Asarta han sido interpretadas en el marco de una corriente de ideología ultraderechista, que desde hace tiempo se denuncia que recorre el Ejército español, y que para muchos es una grave preocupación para el mantenimiento de la democracia.