Ucrania afirma haber alcanzado con misiles Neptune otra joya de la Flota rusa en el Mar Negro, el Almirante Makarov

Ucrania afirma haber alcanzado con misiles Neptune otra joya de la Flota rusa en el Mar Negro, el Almirante Makarov

Directo Guerra en Ucrania, últimas noticias

Latitud: 44.98775. Longitud 30.66752. A 26 millas de la isla de las Serpientes. El buque insignia Makarov habría sido alcanzado en este punto del Mar Negro.

El Makarov habría sido alcanzado por un misil Neptune, confirmó en Telegram el diputado ucraniano Oleksiy Goncharenko, y la explosión habría provocado «un incendio a bordo»: una situación de emergencia con el envío -según algunas fuentes- de aviones y barcos de rescate.

El Kremlin, a través de su portavoz Dmitry Peskov, lo negó de inmediato. Sin embargo, las imágenes de satélite de la aplicación Sentinel muestran una explosión frente a la costa de Odesa que desmienten la versión de Rusia.

Se trata de la misma zona donde el 14 de abril fue hundido el crucero Moskva, la misma parte del Mar Negro donde al inicio de la guerra el Moskva obligando a rendirse a los 13 marineros que se convirtieron en símbolos de esta guerra.. Y el mismo avión donde, hace tres días, los drones ucranianos TB-2 atacaron dos lanchas patrulleras rusas de la clase Raptor con misiles guiados por láser.

Por supuesto, el Makarov es mucho más pequeño que el Moskva. Pero es más moderno: sólo tiene cinco años y es uno de los buques de guerra rusos más poderosos del Mar Negro, el mejor que queda, según los expertos. Si todavía está a flote, está equipado con un sistema de misiles de crucero Kalibr para apuntar a otros barcos o submarinos en un rango de 2.600 km.

Encargada en 2017, es una fragata de clase Almirante Grigorovich y normalmente tiene una tripulación de 180/200 personas a bordo. Una de las joyas de la armada rusa. No en vano, en julio de 2018, Makarov actuó frente a San Petersburgo en el desfile naval ruso más importante. Tras ser utilizado en su primera misión frente a Siria, una vez iniciada la ofensiva en Ucrania, fue utilizado contra la Reina del Mar Negro, Odesa, en abril.

¿Otra venganza? La historia de Makarov está estrechamente ligada a la del Moskva. Fue la inteligencia estadounidense -según medios locales- la que proporcionó a los ucranianos la ubicación exacta de la unidad. Pero no solo eso: en las horas previas al nuevo ataque se registró en la zona un dron de reconocimiento Global Hawk de la Fuerza Aérea de EEUU que, nuevamente, podría haber proporcionado a los ucranianos información esencial para atacar al Makarov, como sucedió con el Moskva.

Sea como fuere, está claro que Rusia tiene un problema en el Mar Negro. Después de que Moscú invadiera y se anexionara la península de Crimea en Ucrania en 2014, incluido el puerto de Sebastopol, Kiev prohibió algunas exportaciones a Rusia, incluidos los motores marinos. Además, Moscú ha perdido el acceso al astillero más importante del Mar Negro, Mykolaiv, el mismo donde se construyó el Moskva.

Sin embargo, queda una duda. Después del hundimiento del Moskva, ¿por qué enviar otro barco tan importante dentro del alcance de los misiles de Kiev?Todos los barcos, incluida una fragata clase Admiral Grigorovich estuvieron atracados en Sebastopol hasta el jueves. Además, cuando los buques de guerra zarpan de Crimea, tienden a permanecer a unas 100 millas de la costa ucraniana, evitando el alcance de los misiles Neptune. ¿Qué pasó después? Y segunda pregunta: ¿también se ha hundido el Makarov?

Si se confirmara el ataque, ciertamente no sería el primer golpe. Además del Moskva, también cabe recordar la destrucción del buque de desembarco Saratov, hundido en marzo en el puerto de Berdiansk por drones ucranianos que también dañaron a las «hermanas» Caesar Kunikov y Novocherkassk.

Según los analistas militares, a Rusia solo le quedan tres grandes barcos de combate. Y se considera que el mejor es Makarov.

Mientras tanto, en Mykolaiv, en el puerto, frente a la estatua del almirante Stepan Osipovic Makarov, nacido en Kiev en 1849 y muerto en 1904, hundido con su tripulación, ayer alguien depositó una flor.