Tres trucos para pagar menos por la financiación de tu reforma

Tres trucos para pagar menos por la financiación de tu reforma

La reforma de una casa o de un piso suele costar varios miles de euros, especialmente si requiere de obras de gran envergadura. Si se contrata un préstamo para financiar el proyecto (pocas personas pueden pagar la reforma a tocateja), la factura final será aún más elevada: habrá que pagar los intereses del crédito, sus posibles comisiones, etc.

Ahora bien, del mismo modo que el presupuesto de las obras puede ajustarse para reducir su coste, el cliente también dispone de mecanismos para pagar menos dinero por la financiación de la reforma. Desde el comparador bancario HelpMyCash.com aseguran que el precio de un préstamo se puede reducir fácilmente con tres simples trucos.

El primero es muy lógico: hay que contratar un crédito que sea barato. Para ello, el cliente debe pedir financiación a varias entidades, comparar sus ofertas y negociar para reducir al máximo el precio del préstamo. Conviene fijarse no solo en el tipo de interés nominal (TIN), sino también en otros gastos como las comisiones, los seguros asociados, etc.

Una manera de saber fácilmente si un préstamo es barato es consultar su tasa anual equivalente (TAE), que es un porcentaje que refleja todos sus gastos: intereses comisiones… De media, según el Banco de España, los créditos para bienes y servicios (como reformar una casa) tienen una TAE media del 7,49%. Por lo tanto, lo ideal es contratar un préstamo con una tasa anual equivalente por debajo de ese valor.

El Préstamo Reforma Hogar de Cofidis, por ejemplo, es uno de los más baratos del mercado, ya que tiene un interés desde el 4,95% TIN (5,06% TAE). Los préstamos personales de Bank Norwegian, una entidad noruega recién aterrizada en España, también pueden ser una opción atractiva: su interés es desde el 5,99% TIN (6,13% TAE).

El segundo truco consiste en que el cliente use una parte de sus ahorros para pagar una fracción de la reforma, siempre que se lo pueda permitir. De este modo, tendrá que pedir menos dinero prestado para financiar las obras. Según HelpMyCash, cuanto menor sea el importe sobre el que se calculen los intereses del préstamo, más baratas serán sus cuotas y menos habrá que pagar a la larga.

Pongamos, por ejemplo, que la reforma de la casa cuesta 10.000 euros. Si se financia toda la factura con un préstamo al 5% TIN y se devuelve el dinero en cinco años, las obras costarán un total de 11.322 euros (contando con los intereses). En cambio, si se aportan 3.000 euros de los ahorros del cliente, el importe de ese crédito será más bajo (7.000 euros) y el precio total de la reforma se reducirá hasta los 10.925 euros, que son casi 400 euros menos.

Para terminar, es recomendable que el cliente no alargue más de la cuenta el plazo del préstamo para pagar unas cuotas más bajas. Conviene saber que los intereses de los créditos se van generando mes tras mes. Por lo tanto, cuanto más tiempo se tarde en devolver el dinero, más caro saldrá el préstamo a la larga.

Es más fácil verlo con un ejemplo. Pongamos que una persona contrata un préstamo de 10.000 euros al 5% TIN para financiar su reforma. Si lo devuelve en siete años, las cuotas mensuales serán de 141 euros y habrá pagado un total de 11.872 euros al finalizar el plazo (entre capital e intereses). En cambio, si el período de reembolso es de cinco años, las cuotas serán de 188 euros, pero el coste total del crédito se reducirá hasta los 11.322 euros (550 euros menos en intereses).

Es importante, eso sí, elegir un plazo que permita pagar unas cuotas asequibles. Lo ideal es que el cliente pueda pagar las mensualidades del crédito con un máximo del 35% de sus ingresos mensuales netos. Con la calculadora de préstamos de HelpMyCashse pueden hacer varias simulaciones y averiguar qué período de devolución debe seleccionarse para no superar ese límite.