Tiroteo en Texas, una de las masacres escolares más mortíferas desde 2012

Este ataque es el que más víctimas deja desde el de Sandy Hook en Connecticut.

Tiroteo en Texas, una de las masacres escolares más mortíferas desde 2012

Este ataque es el que más víctimas deja desde el de Sandy Hook en Connecticut.

Un adolescente de 18 años abrió fuego el martes en una escuela primaria de
Texas, matando a 18 niños en el tiroteo más mortífero en una escuela de Estados Unidos en años.

El ataque en Uvalde, Texas, una pequeña localidad a una hora de la frontera con México, es el último de una ola de tiroteos mortales en Estados Unidos, donde el horror por la violencia armada no ha logrado impulsar suficientes acciones para ponerle fin.

(Además: Tiroteo en Texas deja al menos 21 muertos: 18 son niños)

El gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, dijo que se creía que el atacante, identificado como Salvador Ramos, le disparó a su abuela antes de dirigirse a la Escuela Primaria Robb alrededor del mediodía, abandonar su vehículo e ingresar con una pistola y posiblemente también un rifle.

«Disparó y mató, de manera atroz y sin sentido, a 18 estudiantes y mató a un maestro», dijo Abbott en una conferencia de prensa.

El gobernador dijo que el sospechoso, a quien describió como un adolescente local y ciudadano estadounidense, también había «fallecido», y agregó que «se cree que los policías que respondieron lo mataron».

¿Cuándo, por el amor de Dios, nos vamos a enfrentar al lobby de las armas?

En el lugar se veía a pequeños grupos de niños zigzagueando entre autos y autobuses estacionados, algunos tomados de la mano mientras salían bajo escolta policial de la escuela, que tiene alumnos de entre siete y 10 años.

El tiroteo fue el más mortífero desde el de Sandy Hook en Connecticut en 2012, en el que murieron 20 niños y seis empleados. La Casa Blanca ordenó que ondearan banderas a media asta por las víctimas, cuyas muertes provocaron una ola de conmoción. El presidente Joe Biden había sido informado sobre el tiroteo y preveía dirigirse a la nación más tarde el martes.

La dura reacción de Biden

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se pregunto este martes en un discurso a la nación cuándo su país se plantará ante el «lobby» de armas, tras la muerte de 18 menores en un tiroteo en un colegio de primaria en Texas.

«Como nación nos tenemos que preguntar cuándo en el nombre de Dios vamos a enfrentarnos a los grupos de presión a favor de las armas, cuándo en el nombre de Dios vamos a hacer lo que en el fondo sabemos que hay que hacer», dijo Biden.

Tras señalar que desde entonces ha habido 900 tiroteos con armas de fuego en colegios del país, entre ellos el de la escuela secundaria de Parkland en 2018 con 17 fallecidos, Biden lamentó tener que volver a vivir un episodio así.

«Estoy cansado. Tenemos que actuar. Todos sabemos lo que hay que hacer», recalcó el presidente, visiblemente afectado, enviando de nuevo un mensaje a los legisladores de su país para regular el control de armas.

Se preguntó por qué los estadounidenses tienen que seguir viviendo con estas «carnicerías» y por qué éste es el único país en el que se producen matanzas de este tipo.

E insistió en la necesidad de convertir «el dolor en acción» y tener la «valentía» de enfrentarse a los grupos de presión a favor de las armas. «Por cada padre, por cada ciudadano de este país, tenemos que dejar claro a cada cargo electo de EE.UU. que es el momento de actuar», repitió.

‘¡Ya basta!’

«Ya basta», dijo la vicepresidenta, Kamala Harris, y pidió «actuar» para el control de armas. «Nuestros corazones se siguen rompiendo», dijo, refiriéndose a la letanía de tiroteos en escuelas. «Tenemos que tener el coraje de actuar».

La Casa Blanca ordenó que ondearan banderas a media asta por las víctimas, cuyas muertes provocaron una ola de conmoción.

«El presidente Biden ha sido informado», tuiteó su portavoz, Karine Jean-Pierre. «Sus oraciones están con las familias afectadas por este terrible evento, y hablará esta noche cuando regrese a la Casa Blanca» de su viaje a Asia.

Flag being lowered at the White House pic.twitter.com/N3nMCe5SYg

— Zeke Miller (@ZekeJMiller)

May 24, 2022

El Gobierno de México lamentó el trágico incidente y condenó «enérgicamente» este acto de violencia. «México extiende su más sincero pésame a todas las familias afectadas y ofrecerá todo el apoyo consular a las personas mexicanas que así lo requieran», dijo en Twitter.

Más de 500 niños, casi el 90% de ellos hispanos, estudiaron en la escuela durante el año escolar 2020-2021, según datos estatales.

El centro educativo, que tiene más de 500 alumnos de segundo a cuarto grado, en su mayoría hispanos y económicamente desfavorecidos, pidió a los padres que no recogieran a sus hijos hasta que estuvieran contabilizados todos.

‘En ningún otro lugar’

Esto no es inevitable, estos niños no tuvieron mala suerte. Esto solo sucede en este país y en ningún otro lugar.

El senador Ted Cruz, republicano de Texas, tuiteó que él y su esposa estaban orando por los niños y las familias «en el horrible tiroteo en Uvalde».

Pero el senador Chris Murphy, un demócrata de Connecticut, donde fue el tiroteo en Sandy Hook, hizo un apasionado llamado a sus colegas a tomar medidas concretas para evitar más violencia.

«En ningún otro lugar los niños pequeños van a la escuela pensando que podrían recibir un disparo ese día», dijo Murphy, rogando » encontrar una manera de aprobar leyes que hagan que esto sea menos probable».

Escuela Elemental Robb en Texas, donde un menos asesinó a 15 personas

Foto:

allison dinner / AFP

Violencia al alza

Los ataques realizados por un tirador activo han aumentado dramáticamente en los últimos meses. Según cifras oficiales del FBI, 103 personas fallecieron en 2021 en estos incidentes, que crecieron un 50 por ciento en relación al 2020.

Este mes hubo otros tiroteos masivos en Estados Unidos. El 14 de mayo, un joven de 18 años, autoproclamado supremacista blanco, asesinó a tiros a 10 personas en una tienda en Buffalo, Nueva York, en una zona de gran población afroestadounidense.

Al día siguiente, un hombre que dijo estar «molesto por las tensiones políticas entre China y Taiwán» disparó contra la congregación taiwanesa-estadounidense en una iglesia en Laguna Woods, California, matando a una persona e hiriendo a cinco.

Pero a pesar de que se repiten los tiroteos masivos, múltiples iniciativas para reformar las regulaciones sobre armas han fracasado en el Congreso de Estados Unidos, dejando que los estados y los consejos locales promulguen sus propias restricciones.

La Asociación Nacional del Rifle (NRA) ha sido fundamental en la lucha contra la aprobación de leyes más estrictas sobre armas. Abbott y Cruz figuran como oradores en un foro organizado por ese poderoso grupo de presión en Houston, Texas, a finales de esta semana.

Estados Unidos registró 19.350 homicidios con armas de fuego en 2020, casi un 35% más que en 2019, según datos oficiales.

REDACCIÓN INTERNACIONAL
*Con AFP y Bloomberg

Más noticias del mundo

– El plan con el que buscaban asesinar al expresidente George W. Bush
– Nuevas pruebas contra Boris Johnson y su participación en el ‘Partygate’
– ‘El Chapo’ Guzmán se queja de su estado en prisión: dice que come poco