Telefónica prepara un plan de bajas voluntarias para hasta 4.500 trabajadores

Telefónica prepara un plan de bajas voluntarias para hasta 4.500 trabajadores

Telefónica prepara un nuevo plan de bajas voluntarias. La compañía estudia ya abrir una mesa de negociación con los representantes de los trabajadores, que han solicitado a la dirección que clarifique si prevé allanar la salida de empleados.

Según los datos que maneja la empresa, recabados por EL MUNDO, en Telefónica estiman que este proceso podría afectar a un máximo de 4.500 salidas, teniendo en cuenta como máximo potencial el total de trabajadores de la firma que superan actualmente los 54 años.

La fórmula para estas salidas sería nuevamente la del Plan de Suspensión Individual (PSI), tal y como ocurrió en 2019, cuando acabaron dejando la empresa 2.636 trabajadores a los que se le siguió retribuyendo con un 68% de su sueldo hasta la edad de jubilación.

En la actualidad, Telefónica calcula que en su plantilla hay hasta 4.500 profesionales mayores de 54 años que, a falta de conocer las condiciones presentadas y acordadas en una hipotética mesa de negociación, podrían llegar a acogerse al nuevo PSI. Fuentes de la empresa prevén que el número de salidas finalmente se acerque a las 4.000 y, como mínimo, se cifre en 2.000.

De momento, el plan ni siquiera se han planteado de manera formal, pero el cómputo final de salidas, de acuerdo a los porcentajes de adscripción de otros planes similares previos (alrededor del 60% en el último PSI), podría situarse en el entorno de los 3.000 (como ha calculado elconfidencial.es), de las mencionadas 4.500 potenciales salidas.

En los sindicatos ya se han movido, especialmente porque este viernes se celebraría una reunión de la comisión delegada del Consejo de Dirección de Telefónica, y este tema debería estar sobre la mesa. «Conscientes de una inminente reunión de la Dirección de la Empresa, desde UGT nos hemos dirigido a dicho órgano a fin de que, de forma inmediata, se pronuncie para clarificar la situación», han transmitido desde ese sindicato, que advierte: «El futuro de la compañía no puede pasar por una permanente reducción de costes a través de la disminución del volumen de la plantilla».

El sector de las telecomunicaciones atraviesa, al margen de la pandemia, una etapa de dura competencia con tendencia a las ofertas low cost, con la reducción de márgenes que eso implica. En Telefónica, además, se ha venido trabajando en los últimos años en un despliegue de fibra óptica que ya está prácticamente finalizado y para el que ya no se necesitaría a parte del equipo. En la empresa presidida por José María Álvarez-Pallete, consideran que el empleo y el negocio serán diferentes en los próximos años, más cerca de los datos y de los servicios agregados que de la mera telefonía.

Los planes de bajas voluntarias son de hecho una posibilidad que se ve con buenos ojos en la plantilla de Telefónica, pues los trabajadores afectados se garantizan la mayor parte de su sueldo hasta la jubilación, la cotización de la Seguridad Social y también el mantenimiento de condiciones propias de la plantilla fija como son los seguros de salud y de vida o los aportaciones a los planes de pensiones.

En otras compañías de telecomunicaciones, este año se han puesto en marcha expedientes de regulación de empleo (ERE) para España, como es el caso de Orange, con 400 salidas, y el de Vodafone, con 442 salidas.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más