Simón Pedro Barceló: «No habrá recuperación económica y social en España sin recuperación turística»

Simón Pedro Barceló: «No habrá recuperación económica y social en España sin recuperación turística»

«La cosa va a ir bien», augura Félix Navas, CEO de Catalonia Hotels & Resorts. Sus homólogos y competidores, reunidos en el encuentro «Nuevos horizontes para el sector hotelero» organizado por Unidad Editorial y el BBVA, respaldan su intuición. El turismo español se está recuperando de la herida de la pandemia y el sector hotelero resurge con energía, entre la incertidumbre y la esperanza.

Esta fue una de las conclusiones que se alcanzaron en el encuentro virtual celebrado el pasado jueves 9 de diciembre, en la que participaron Peio Belausteguigoitia, Country Manager de BBVA en España, Mark Hoddinott, Chief Real Estate Officer de Meliá, Simón Pedro Barceló, copresidente Grupo Barceló, Ramón Aragonés, CEO de NH y Felix Navas, CEO de Catalonia.

Todos ellos pusieron en común experiencias, reflexiones y propuestas de mejora para el sector en los próximos años. La actitud positiva y proactiva no descuidó la prudencia, una compañera de negocios más presente que nunca en el mundo hotelero. Para los empresarios allí reunidos, positivos son los datos de visitas de turistas extranjeros a nuestro país. Los cerca de «25 millones de visitas de turistas de extranjeros, a falta de dos meses para terminar el año» que señaló Peio Belausteguigoitia, y que superan los «19 millones de 2019».

Negativa es «la descapitalización de las empresas por las pérdidas y las deudas generadas en los últimos años», recalca Mark Hoddinott. Secuelas a las que se suman «la frustración y el cansancio de los empleados» y que amenaza con la migración «de nuestro talento a sectores más atractivos, donde haya menos sufrimiento, incertidumbre y más oportunidades de desarrollo a corto plazo», advierte Hoddinott.

Sobre todo ello pende el desafío de la nueva variante Omicron, que tiene en vilo al sector por la expansión de los casos y por la respuesta internacional para combatirla. Al final, «las decisiones de otros países para enfrentar el Covid-19 afectan mucho al sector y hacen muy difícil la toma de decisiones. Todas las decisiones están muy expuestas a cualquier cambio que afecte a otros países europeos, que son los que más demandan venir a España», apuntó Belausteguigoitia.

La dependencia del turismo de las fluctuaciones del virus y de las decisiones que los gobiernos españoles y extranjeros tomen al respecto, generan una fuerte incertidumbre en el sector hotelero. En consecuencia, la Covid-19 ha dejado un reguero de aprendizajes que han transformado el negocio.

A la cabeza, la flexibilidad en la toma de decisiones estratégicas. «Han sido meses, desgraciadamente ya años, de tener la máxima flexibilidad. Todos hemos cerrado y abierto hoteles de un día para otro», explica Navas. Flexibilidad, pero también «responsabilidad, espíritu de servicio y hospitalidad».

Fórmulas que han llevado a un «una especie de nuevo inicio», continúa el CEO de Catalonia, y que, añade Hoddinott, ha potenciado la transformación de «las tendencias, hábitos de viaje, así como de productos y servicios». Destaca dos elementos prioritarios: la digitalización y la sostenibilidad de sus empresas. Asegura que el sector «tiene futuro y resiliencia, pero necesitamos ayuda».

De esta manera, entre los empresarios hoteleros, el listado de aprendizajes de la pandemia es tan largo como el de tareas pendientes. Y entre ellas, siempre hay una dedicada al Gobierno.

La expresión es similar en todos los participantes. «Insuficiente». Así han calificado las ayudas recibidas por el gobierno desde la pandemia. La vara de medir es en todos los casos Europa. «En Alemania hemos tenido ayudas a fondo perdido con cerca de 90 millones. En Suiza, 3 millones. Aquí sólo hemos recibido préstamos, que están muy bien, pero hay que devolverlos», se queja Ramón Aragonés.

El CEO de NH se refiere a los préstamos ICO, que supusieron un salvavida en los momentos más oscuros de la pandemia y que gozan de cierto reconocimiento del sector. La banca, además, «fue muy activa», reconoce el Country Manager de BBVA en España. Hasta el punto de que «en términos de balance con el sector hotelero, hemos crecido en relación a la pandemia».

Aunque sí que existe el reconocimiento de que algunas ayudas han llegado a «empresas muy pequeñas», como las ha definido Hoddinott, las compañías de mayor tamaño aseguran no haberse sentido respaldadas. El motivo, para sus máximos responsables, era que «el turismo no estaba en la agenda».

Demandas que el sector reconoce tener dificultad para enfrentar debido a su fragmentación. «En España no cabe una asociación empresarial más relacionada con el sector. Son demasiadas voces y esto nos ha restado fuerza en la interlocución con el gobierno. Nos quejamos de que no nos escuche, pero si vamos seis es más difícil que si vamos uno», asegura Aragonés. Así pues, propone «más unidad en el sector», dejando a un lado «los protagonismos y los personalismos». Un paraguas común que, propone Barceló, debería ser la CEOE.

Ahora todos fijan sus expectativas en los Fondos Next Generation. Algunos con desconfianza y otros con mayor seguridad, pero todos con la firme creencia de que de una buena gestión de los mismos dependerá la competitividad de la marca España frente a otros países. Asumiendo además que «no habrá recuperación económica y social en España sin recuperación turística», como explicita Barceló.

«España sigue siendo un lugar muy atractivo para el turismo», aseguró Belausteguigoitia, quien a pesar de las críticas reconoce que España ha sabido dar «una imagen de destino seguro». En especial, por ser «el segundo país con mayor tasa de vacunación, se analice como se analice, muy por encima de la media europea». Esta seguridad es esencial «a la hora de atraer a ese turista extranjero, que tiene muchas ganas de venir a España, pero que prioriza venir a un lugar seguro». Un optimismo ante el que Barceló pide «no bajar la guardia» y «hacer lo que tenemos que hacer».

Así pues, desde las grandes cadenas hoteleras miran el futuro con entusiasmo, pero con una firme lista de deseos navideños. En palabras de Navas: «vacunación a nivel europeo y mundial, planes estratégicos de recuperación del sector dotado con suficiente financiación y retención y promoción del talento en las empresas».

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más