Siempre los últimos en la recuperación

Siempre los últimos en la recuperación

Otra vez. la enésima, España es el país de la Unión Europea que sale de las crisis en las peores condiciones. No aprendemos. Tras la crisis financiera de 2008, el BCE y la Comisión Europea alertaron los políticos españoles para poner en marcha unas reformas estructurales que dabían tener como objetivo paliar el retraso que llevaba España respecto a los países de su entorno. El primer gobierno Rajoy empezó con ganas y acometió algunas de ellas, como la reforma laboral, la del sistema financiero que mandó a paseo aquellas cajas de ahorros controladas por los políticos o la Ley de Estabilidad Presupuestaria. Pero en la segunda legislatura del Gobierno popular, ese afán reformista se terminó. Y quedaron en el cajón algunas medidas de calado, como el estudio de la sostenibilidad de las pensiones, una ley de unidad de mercado, la reforma eléctrica o la de la Administración del Estado.

Con todo, el país creció con fuerza cuando el viento soplaba a favor, y parecía que encaraba la crisis económica provocada por el Covid-19 en buenas condiciones, pero en cuanto se torció la cosa, y con el Gobierno de coalición del PSOE y Podemos que no ha tomado ninguna medida reformista de calado -al contrario-, hemos vuelto a ser los peores de Europa. Una vez más. Copamos los primeros puestos en paro, déficit, deuda e inflación.

El pasado martes, la Unión Europea marcó un mínimo histórico en las cifras del paro, al situarse en el 6,8% de la población activa. España no. España todavía marca una tasa de paro del 13,8%, casi el doble que la UE y también casi el doble de su mínimo histórico, marcado a mediados de 2007 con el 7%. El déficit público no se reduce el ritmo previsto -el Gobierno prevé dejarlo en el 3% en 2025, pero gracias al aumento de la recaudación de impuestos y no con el control del gasto-, la deuda se sitúa por encima del 120% del PIB, también entre las peores cifras de la UE. Y, cuando el temor viene por la inflación, resulta que la española supera con mucho la europea. Con datos comparables de marzo, el alza de precios interanual es del 9.8% en España y del 7,8% de media en la Unión Europea.

El caso es que debemos preguntarnos por qué España está siempre entre los países europeos que más profundo caen en las crisis y también entre los que más le cuesta levantarse después. La mayoría de las naciones con las que debemos compararnos -Alemania, Francia, Italia,…- ya han superado los niveles de PIB previos a la pandemia, mientras que España no lo hará, si no se tuercen más las cosas, hasta finales de 2023. Otra oportunidad que se pierde.

Pedro Sánchez y Nadia Calviño son los primeros responsables de la política económica del Gobierno.