Recuperación económica en Venezuela, un resurgir a medias

El sector petrolero ha mostrado una leve recuperación que incide en el PIB y la mejora del país.

Recuperación económica en Venezuela, un resurgir a medias

El sector petrolero ha mostrado una leve recuperación que incide en el PIB y la mejora del país.

Con una caída sostenida por siete años del Producto Interno Bruto (PIB), es decir de un 400 por ciento, crecer 8 por ciento en 2022 sigue siendo apenas un pequeño salvavidas en medio del mar de dificultades que atraviesa Venezuela. Su innegable recuperación va marcada, como siempre, por la mejora de la industria petrolera, pero no por un impulso del resto de los sectores de la economía nacional.

La pequeña recuperación de la industria petrolera y la colocación en los anaqueles de productos importados, así como el resurgimiento de locales, centros comerciales, restaurantes y tiendas, muestran una mejor cara del país que se mantuvo en cuatro años de hiperinflación. El uso del dólar se ha vuelto corriente así como los medios de pago electrónicos.

(Lea también:Venezuela: oposición aún no acuerda cómo realizar primarias)

Para pagar en un establecimiento se pueden usar varios métodos. Dólares en efectivo, tarjetas de débito, transferencias internacionales a través de la plataforma Zelle, criptomonedas o el sistema local desarrollado en el país llamado pago móvil, el cual mediante una aplicación móvil permite transferir dinero al instante. Esto no ocurría hace unos años en medio de la profunda crisis.

Sin embargo, los economistas se mantienen aún recelosos debido a que se debe incentivar todo el sistema productivo. Si en el primer trimestre de 2021 el alza del PIB fue de 6,8 por ciento y el mismo período de 2022 fue de 7,8 por ciento, sin duda la variación es positiva, pero alimentado por el gasto público.

(Lea además: ¿Qué busca Maduro con la privatización de empresas en Venezuela?

“Hay que entender que un crecimiento del PIB orientado al gasto público, no necesariamente es productivo y de inversión”, explica a EL TIEMPO el economista y profesor universitario Aarón Olmos recordando que las fuerzas vivas de la economía alimentadas por el sector público y privado, de bienes y servicios necesitan andar y mantener los equilibrios del mercado.

“Hay que entender que un crecimiento del PIB orientado al gasto público, no necesariamente es productivo y de inversión”

«Lo que ocurre en Venezuela es que la mejora en la capacidad productiva petrolera, la transferencia de bonos y aumentos de sueldo por parte del Estado proyectan los indicadores positivos de crecimiento, aunado a la relación dólar-bolívar que se ha mantenido estable. Pero los sectores productivos sigue a media máquina, el encaje legal sigue en 73 por ciento y no está activado el crédito bancario, así que hay que tener cuidado con ese crecimiento», reitera Olmos.

En esa recuperación poco productiva también coinciden los estudios de la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab) y el Observatorio Venezolano de Finanzas (OVF). El profesor de esa casa de estudios, Ómar Zambrano, ha explicado en varias conferencias que la “recuperación no productiva” se ve cuando los números hablan de la baja participación en el mercado laboral. Solo 53,8 por ciento de ciudadanos entre 15 y 64 años trabaja .

Pdte. de la Cámara de Comercio e Industrias del Municipio Caroní @camcaroni Catherine Wilson, advierte que el leve crecimiento económico que se percibe en el país podría perderse de no tomar medidas correctivas para sincerar el valor del dólar en el país https://t.co/sZjTsCK97O pic.twitter.com/GGnDkHTm3T

— Consecomercio (@consecomercio)

May 23, 2022

El último informe del OVF sobre remuneración en Caracas arrojan los siguientes datos: un gerente gana 210 dólares mensuales, un profesional promedio 136 dólares y un obrero 80,2 dólares, promediando entre los tres unos 89 dólares, siendo la más baja de América Latina y el Caribe.

Mientras que para una familia de cuatro integrantes se necesitan 117,14 bolívares o 21,85 dólares semanales para cubrir “la carga calórica de supervivencia”, equivalente al 60 por ciento de las necesidades alimenticias. El costo de un cilindro de gas de medio kilo es de 50 bolívares o 10,77 dólares. según el OVF.

(Le puede interesar: Venezuela: Avianca pide a la Aerocivil reactivar la ruta Caracas – Bogotá

Y si de transporte se trata, un venezolano necesita al menos 200 bolívares mensuales o 43,10 dólares para costear el pasaje en el sistema público.

Creciente desigualdad

Este crecimiento viene entonces marcado por una desigualdad difícil de rebajar. “Hay algunas mejoras sociales pero como siempre, no todos reciben el mismo beneficio”, así opina el sacerdote Manuel Antonio Teixeira, rector del Instituto de Teología para Religiosos (Iter).

Teixeira, dedicado al acompañamiento de comunidades en sectores populares de Caracas hace énfasis en que la situación de vulnerabilidad de la población aún es grande porque aunque haya más acceso a los alimentos no se traduce en una alimentación balanceada. Tampoco en mayor oportunidades de educación.
Para el sacerdote y profesor universitario, la mejora no debe ser solo económica porque “la mejora tiene que ver con toda una realidad que incluye la educación, medicamentos, alimentación, la posibilidad de ahorrar para mejorar la vivienda. Más estructuras sociales donde haya más seguridad. Ahora esa realidad es desigual”.

(Lea: Cambia escenario político en Venezuela con el fin de sanciones de EE. UU)

Mientras no haya políticas correctas a nivel macroeconómico, no hay garantía de estabilidad en el tiempo. Por ejemplo, al día de hoy las reservas internacionales del Banco Central de Venezuela disminuyeron 180’000.000 de dólares debido a la sistemática intervención en el mercado de cambios para tratar de que el dólar no aumente. Para el economista José Guerra, es “una política suicida”.

Se han “quemado” más de 800.000.000 de dólares en esa tarea de controlar el cambio manteniéndolo entre 4,30 y 5 bolívares.

El profesor de la Universidad de Carabobo (UC), Pablo Polo, estima que se han puesto en circulación unos 2.8 millones de dólares lo que no hace extraño la estabilidad del dólar frente al bolívar. Polo se pregunta si es sostenible en el tiempo esa especie de estabilidad.

Recientemente el Ejecutivo anunció lo que los productores nacionales querían escuchar: la eliminación de la exoneración de impuestos a productos importados. En total son 1.262 bienes que ahora deberán pagar impuestos al ser traídos al país, esto permitiría una competencia más leal entre el mercado nacional, cuyos productos resultaban más caros que los foráneos, permitiendo una oportunidad no vista en muchos años.

Nicolás Maduro ha dicho que el crecimiento económico es inevitable y que la inversión extranjera es bienvenida, incluso anunció la cotización de entre 5 y 10 por ciento de empresas del Estado en la Bolsa de Valores de Caracas, haciendo ver un cambio en el modelo socialista planteado por Hugo Chávez, quien había nacionalizado y expropiado estas empresas.

Los economistas creen que se han dado pasos positivos para la “resurrección” del país, pero que se deben tomar los correctivos a tiempo para impedir que lo poco que se ha logrado caiga. Incluso la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (Cepal) ha pronosticado que Venezuela será uno de los que más crezca este año.

ANA RODRÍGUEZ BRAZÓN 
CORRESPONSAL EL TIEMPO 
CARACAS

Más noticias

Venezuela: ¿cuál es la táctica de la oposición para las elecciones de 2024?
Maduro autoriza que empresas públicas coticen en Bolsa de Valores
El dólar destrona al bolívar en Venezuela