¿Qué harán Polonia y Bulgaria luego de que Rusia cortó suministro de gas?

Tras las primeras suspensiones de gas en la UE, Occidente busca nuevas opciones energéticas. 

¿Qué harán Polonia y Bulgaria luego de que Rusia cortó suministro de gas?

Tras las primeras suspensiones de gas en la UE, Occidente busca nuevas opciones energéticas. 

El gigante energético estatal ruso Gazprom suspendió el miércoles el suministro de gas a Polonia y Bulgaria, miembros de la Otán y de la Unión Europea, alimentando el espectro de una escasez de este combustible en el continente europeo.

(Lea: Rusia asegura que dar armas pesadas a Ucrania amenaza la seguridad europea)

El presidente ruso, Vladimir Putin, dijo el mes pasado que Rusia no aceptará más pagos en divisas que no sean el rublo como respuesta a las sanciones económicas occidentales contra Moscú y advirtió a los países «hostiles» que dejarían de recibir gas si no abrían cuentas con esa moneda.

(Le interesa: Putin le corta el gas a Polonia y Bulgaria lanzando amenaza a más países)

«Las condiciones fijadas forman parte de un nuevo método de pago elaborado tras unas acciones inamistosas sin precedentes», argumentó el miércoles el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov. Varios países, incluidos Francia, Alemania y Polonia, rechazaron la exigencia de Rusia.

Según Claudia Kemfert, experta de energía en el gabinete alemán DIW, «la interrupción de las entregas de gas de Rusia a Polonia y Bulgaria marca un nuevo escenario en la escalada de Putin para que Europa entre en pánico».

Sin embargo, añadió, no deben esperarse «dificultades de abastecimiento por ahora dado que Alemania y Europa disponen de suficientes reservas de gas«.

¿Qué impacto tiene en el presupuesto ruso?

De acuerdo con la web de Gazprom Export, un 68 % de las exportaciones del grupo en 2020 fueron hacia Europa.

De un total de 174.900 millones de metros cúbicos de exportaciones, 119.350 millones fueron destinados a Europa, de los cuales 49.000 millones a Alemania, casi 21.000 millones a Italia y más de 13.000 millones a Austria.

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) estimó que un 45 % del presupuesto federal ruso en enero procedía de los impuestos al gas y el petróleo y a sus tarifas de exportación.

Gazprom informó a sus clientes de los nuevos mecanismos pero sin cerrar todavía sus tuberías.

Foto:

JOHN MACDOUGAL/AFP

Considerando los actuales precios de mercado, el valor de las exportaciones de gas de Rusia a la Unión Europea alcanza los 400 millones de dólares diarios

El año pasado, Rusia suministró un 32 % de la demanda global de gas en la Unión Europea y Reino Unido, un aumento respecto al 25 % de 2009, según la AIE.

La dependencia varía en función de los países: mientras Finlandia recibe un 97,6 % de su gas de Rusia, según Eurostat, los países bálticos (Estonia, Letonia y Lituania) anunciaron este mes que cortaban sus vínculos con Moscú y se iban a abastecer con reservas almacenadas bajo tierra.

Blanco de la decisión de Gazprom, Bulgaria depende en un 85 % del gas ruso, lo mismo que Eslovaquia. Y Alemania, la principal economía europea, depende en un 55 %, aunque su gobierno asegura que «la seguridad del suministro está actualmente garantizada».

La otra víctima del corte de gas, Polonia, consume hasta 21.000 millones de metros cúbicos de gas anuales.

Su primer ministro Mateusz Morawiecki aseguró que el país está preparado para la interrupción total del suministro ruso y que sus reservas alcanzan un 76 % de su capacidad de almacenamiento.

Polonia produce autónomamente 4.500 millones de metros cúbicos de gas y dispone de una terminal de gas natural licuado con una capacidad de 6.500 millones que se ampliará a 8.000 millones.

El país cuenta también con el lanzamiento en octubre del oleoducto Baltic Pipe, con una capacidad de transportar 10.000 millones de metros cúbicos de gas de Noruega. «Lidiaremos con este chantaje, con esta pistola en la cabeza, de manera que no afecte a los polacos», dijo Morawiecki.

Polonia aún recibe gas de Rusia

Pero Gazprom cuestionó este jueves la afirmación de Polonia de que no necesita el gas ruso tras cortar el gigante gasístico de Rusia ese combustible fósil al país por negarse a pagarlo en rublos, porque ahora lo compraría a través de Alemania, según el portavoz de la empresa, Sergueí Kupriánov.

Esta semana Polonia se negó a pagar por suministros rusos bajo el nuevo decreto, en rublos. Anunció solemnemente que ya no necesita el gas ruso y que no lo comprarán. Pero en realidad eso no es así

Señaló que tras cortar Gazprom el grifo el miércoles, «Polonia compra gas ruso, pero ahora en Alemania, desde donde recibe a través del gasoducto Yamal-Europa por medio del flujo inverso suministros».

Según el portavoz, el volumen de ese flujo inverso suma unos 30 millones de metros cúbicos al día, lo que «corresponde casi a las peticiones hechas bajo el contrato con Gazprom los previos» al corte del suministro.

El presidente de Polonia, Andrzej Duda, dijo el miércoles que el problema del corte de suministro se resolverá «en el marco de la cooperación en Europa, donde funcionan interconectores».

También la presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, afirmó que el Ejecutivo comunitario asegurará que la decisión de Gazprom tenga el menor impacto posible en los consumidores europeos, mediante el trasvase de gas de otros países a Polonia y Bulgaria.

Duda reiteró además la intención de su país -cuyo contrato con Gazprom expira este año- de acabar con la dependencia de los combustibles fósiles rusos, tanto de crudo como de gas. Polonia cubre aproximadamente el 45 % de sus necesidades con gas ruso y sus reservas están en el 75 % de su capacidad.

Dentro de poco entrará en funcionamiento un nuevo gasoducto entre Polonia y Lituania, y en octubre iniciará su servicio la «tubería báltica», para traer grandes cantidades de gas desde Noruega. Además, Polonia dispone de una terminal de gran capacidad de procesamiento LNG, que llegará de Estados Unidos y Catar.

Chantaje de Rusia

Volodomir Zelenski, presidente de Ucrania en discurso diplomático.

Foto:

EFE/EPA/UKRAINIAN PRESIDENTIAL PRESS

Rusia considera el gas y cualquier otro producto que pueda exportar como un arma y los usará para chantajear a Europa, dijo en la noche del miércoles el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, en un mensaje de video que reproduce la agencia Ukrinform.

«Cuanto antes admita Europa que es inadmisible depender de Rusia en el comercio, antes será posible garantizar la estabilidad en los mercados europeos», agregó el mandatario ucraniano. Recordó que «esta semana, el liderazgo de Rusia lanzó una nueva serie de chantajes energéticos a los europeos. La decisión de cortar el suministro de gas a Polonia y Bulgaria es otro argumento a favor del hecho de que nadie en Europa puede esperar mantener una cooperación económica normal con Rusia».

Moscú «considera no solo el gas, sino cualquier actividad comercial como un arma. Solo está esperando el momento en que se pueda usar una u otra área comercial para chantajear políticamente a los europeos. O para fortalecer la maquinaria militar de Rusia, que tiene como objetivo (desestabilizar) una Europa unida”, subrayó Zelenski.

Si nosotros somos capaces, todo el mundo en Europa tiene que ser capaz

Por su parte, el primer ministro búlgaro Kiril Petkov instó este jueves a Europa a ser «más fuerte» y encontrar «alternativas» al gas ruso, en una visita a Ucrania luego de que Moscú cortase a su país el suministro de esa fuente de energía.

«Tenemos que ser más fuertes, tenemos que ser duros», dijo Petkov en Irpin, uno de los lugares cerca de Kiev donde los ucranianos acusan a los rusos de haber cometido crímenes de guerra.

Petkov afirmó que Bulgaria tiene «alternativas» para reemplazar el gas ruso. La Unión Europea (UE) acusó el miércoles a Rusia de «chantaje» por cortar el suministro de gas a Polonia y Bulgaria en plena guerra de Ucrania.

REDACCIÓN INTERNACIONAL
*Con información de EFE, AFP Y Bloom

Más noticias del mundo

– Vladimir Putin: video del mandatario reaviva los rumores sobre su salud
– Niño caminó tres días con el pie roto debido a extraña condición de salud
– Otán afirma que ‘recibirá con los brazos abiertos’ a Suecia y Finlandia