Por primera vez un leñador furtivo es encarcelado en EE.UU. gracias al ADN de un árbol talado

Por primera vez un leñador furtivo es encarcelado en EE.UU. gracias al ADN de un árbol talado

El responsable fue condenado a 20 meses de prisión por conspiración, robo de propiedad pública y tráfico de madera talada ilegalmente.

Por primera vez, el análisis del ADN un árbol talado ilegalmente permitió condenar a un leñador furtivo en EE.UU., informa The Washington Post.

Entre abril y agosto de 2018 Justin Andrew Wilke y sus cómplices llevaron a cabo una acción ilegal en el parque nacional Olympic, en el estado de Washington, donde talaron varios arces de gran valor (un tipo de árbol utilizado para producir instrumentos musicales, como violines y guitarras) para después venderlos con los permisos falsificados.

Durante el juicio un especialista del Servicio Forestal del Departamento de Agricultura de EE.UU. testificó que la madera que vendió Wilke tenía una coincidencia genética con los restos de tres arces talados descubiertos por los investigadores en el área. La probabilidad de error en este análisis se estimó en una entre un sextillón (un uno seguido de 36 ceros).

Esta prueba ayudó al jurado a concluir que la madera que Wilke había vendido a los aserraderos había sido obtenida ilegalmente. Asimismo, se reveló que Wilke se había apropiado de otros siete arces de forma parecida, pero la ubicación de esta madera todavía no se ha determinado.

Como resultado, Wilke fue condenado a 20 meses en prisión por conspiración, robo de propiedad pública y tráfico de madera talada ilegalmente, entre otros delitos. También deberá pagar una restitución al Servicio Forestal de EE.UU.