ONU discute sobre suspensión de Rusia del Consejo de DD. HH.

Serán 193 naciones las que decidan sobre la permanencia de la Federación Rusa en el Consejo.

ONU discute sobre suspensión de Rusia del Consejo de DD. HH.

Serán 193 naciones las que decidan sobre la permanencia de la Federación Rusa en el Consejo.

Los países de la ONU decidieron este jueves suspender la participación de Rusia en el Consejo de Derechos Humanos en respuesta a los supuestos abusos que está cometiendo en Ucrania. 

(Lea: Alexander Dugin, el ‘Rasputín’ que le habla al oído a Putin)

A iniciativa de Estados Unidos y sus aliados, la Asamblea General de Naciones Unidas aprobó esta medida con 93 votos a favor, 24 en contra y 58 abstenciones.

Paralelo a esta sesión que se adelanta a esta hora en la sede de Naciones Unidas,
el ministro ucraniano de Relaciones Exteriores, Dmytro Kuleba, acusó el jueves a su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, de ser «cómplice» de los «crímenes de guerra» cometidos desde la invasión de Ucrania en ciudades como Bucha y Mariúpol.

«El hecho de que (Lavrov) justifique los bombardeos contra un hospital de Mariúpol y los crímenes de guerra cometidos en Bucha y otras ciudades y pueblos de Ucrania (…) lo vuelve cómplice de esos crímenes», declaró Kuleba en una conferencia de prensa tras reunirse con sus pares de los países de la Otán en Bruselas.

Antecedentes de la votación

Las brutales imágenes de cuerpos esparcidos en una calle de la ciudad ucraniana de Bucha hacen pensar en crímenes de guerra, pero aportar una prueba jurídica y más aún juzgar a los culpables es un ejercicio complicado, advirtió un experto internacional.

(En contexto: Moscú denuncia retroceso en negociaciones por cambio de postura de Kiev)

Philip Grant, director de la ONG Trial, especializada en la lucha contra la impunidad en materia de crímenes contra la humanidad, advierte en una entrevista con la AFP: «Las imágenes en sí raramente valen como pruebas determinantes».

«Pueden revelar elementos importantes, pero no revelarán toda la historia», agregaGrant, que recomienda permanecer «prudente» y recuerda las manipulaciones del pasado y las interpretaciones erróneas.

Levantamiento de cuerpos en Bucha, localidad cercana a Kiev.

Foto:

Genya SAVILOV / AFP

El recuerdo de la falsa masacre de Timisoara en Rumania en 1989 permanece vivo. Al igual que el de Katyn en 1940, perpetrado por la Unión Soviética que acusó a los nazis.

La difusión en los medios internacionales de fotos y videos realizados en Bucha que muestran cuerpos en la calle, algunos con las manos atadas en la espalda o parcialmente quemados, así como fosas comunes, provocaron la indignación internacional. Las autoridades ucranianas afirman que los soldados rusos masacraron civiles, algo que Moscú niega, acusando a su vez a Ucrania de haber montado un escenario.

AFP

Más noticias sobre Ucrania