Nemesio Fernández-Cuesta: «Encontrar petróleo en Canarias supondría un problema por la trifulca política»

Nemesio Fernández-Cuesta: «Encontrar petróleo en Canarias supondría un problema por la trifulca política»
Lea todas las entrevistas de la serie ‘Las caras de la transición verde’

Nemesio Fernández-Cuesta fue secretario de Estado de Energía con José María Aznar en La Moncloa y director general del negocio de Exploración y Producción de crudo en Repsol. Actualmente es profesor en IE Business School y la Universidad Carlos III.

¿Qué consecuencias va a tener el embargo de petróleo a Rusia por parte de la Unión Europea?El mercado mundial de petróleo y derivados tiene un consumo aproximado de 100 millones de barriles diarios. Sobre esa cifra redonda, Rusia pone en el mercado siete, que se dividen en cinco en forma de petróleo crudo y dos en otros productos. El país no tiene capacidad a corto plazo para sacar al mercado la cantidad que no va a poder vender a Europa, no solo por falta de infraestructura sino por el aseguramiento que requieren los barcos y que está en manos de compañías occidentales. El problema para Europa es de dónde saca el petróleo que no se compre a Rusia. Los países que tienen capacidad para elevar su producción son Arabia Saudí, que atraviesa una mala relación con EEUU y no tiene el mínimo interés en mover un dedo; Irán, que debido a las sanciones impuestas por Donald Trump tiene un millón de barriles diarios fuera del mercado, y la gran incógnita es Venezuela, cuya producción ha pasado de 3,5 millones con Hugo Chávez al medio millón actual. Conclusión: un petróleo por encima de 100 dólares. El embargo no va a suponer un problema de desabastecimiento, pero sí de precios que acabarán produciendo reducciones de demanda. Sin embargo, medidas como la de bonificar los carburantes llevan a aumentar el consumo y no a reducirlo…A corto plazo y desde el punto de vista de la transición energética, todo lo que sea subsidiar el consumo de combustibles fósiles es negativo. Dicho lo cual, creo que son políticas necesarias en estos momentos. Otra cosa es la falta de discriminación. A todos nos gusta pagar menos, pero hay gente que se lo puede permitir más y otra que se lo puede permitir menos. Hay que ser mucho más selectivo en este tipo de ayudas. ¿Cómo nos va a afectar a España el embargo?Nos afecta porque importamos algo de crudo y gasóleo pesado que lo utilizábamos como mezcla para producir productos de alta calidad. Ahora es cuestión de buscar otras fuentes de aprovisionamiento. En el momento en que se reduce la oferta, lo que sí notaremos es un aumento de precios. ¿Este embargo podría extenderse al gas?Se trata de un mercado mucho más complicado. El mercado mundial de Gas Natural Licuado (GNL) era de 490 bcm en 2020. Rusia suministra a Europa del orden de 150-170 bcm… Si eso lo tratas de sustituir en un mercado de 490 es imposible. No hay. Por eso la única solución es el racionamiento, a lo que Alemania se niega porque obligaría a cerrar su industria y quemar mucho más carbón. Esto iría acompañado de fuertes subidas de precios. ¿Descarta por tanto ese embargo?Estamos gastando una cantidad enorme de recursos en ayudar a Ucrania mientras financiamos con 25.000 millones de euros cada mes a Rusia. Esa inconsistencia por algún lado tendrá que resolverse si se mantiene la guerra.¿Ve acertado el plan del Gobierno español para intervenir el precio del gas usado en generación eléctrica?Tenemos un problema con el gas, y eso nos debería llevar a atacar ese problema. Italia, por ejemplo, acaba de aprobar un plan de 14.000 millones de euros para subsidiar el gas para la industria, hogares y la producción de energía eléctrica. Ese paquete lo financia con impuestos, incluyendo los windfall profits sobre las tecnologías de generación eléctrica que están ganando mucho dinero. España debería dejar tranquilo el mercado eléctrico. ¿Por qué Europa prefiere el sistema marginalista? ¿Son masoquistas? No, porque funciona. Otra cosa es que aquí tengamos mecanismos que agravan determinadas características del mercado, como que el Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor esté vinculado a este mercado mayorista. Es como si cada día se anunciara el precio de una tonelada de pan. Además, el minorista más vulnerable también está vinculado a este mercado. No tiene ningún tipo de sentido.¿Qué haría usted?Tendría sentido es liberalizar todas las tarifas obligando a las eléctricas a anunciar con transparencia su oferta a diferentes plazos: un mes, un trimestre, un semestre, un año… Con el mecanismo del Gobierno los consumidores españoles vamos a subvencionar a los franceses y tampoco está claro quién va a pagar la diferencia entre el precio político del gas y el precio real. Si finalmente eso recae sobre todas las comercializadoras, estaríamos hablando de subvenciones cruzadas entre empresas.¿Qué consecuencias vaticina que tendrá su aprobación?Distorsiones en el mercado. Desde el punto de vista de transición energética hay otro problema. Ahora todo el mundo quiere invertir en renovables, pero si en España el precio del mercado está limitado por este mecanismo… ¿Por qué no invertir en Italia o Grecia, que tienen condiciones similares de viento y sol? Insisto en que el problema es el precio del gas y ahí debe atacarse con medidas financiadas por la mayor recaudación de impuestos como el IVA y la derivada del CO2. ¿Merecería la pena cambiar el paso e investigar si en España tenemos hidrocarburos como están haciendo otros países europeos?Aquí tenemos recursos, aunque la investigación está prohibida. Se trata en todo caso de recursos limitados que no nos van a sacar de pobres, pero algo de gas hay y tendría algún sentido permitirla. Lo que es más relevante por ejemplo es no cerrar las nucleares, que suponen un 20% de nuestra producción eléctrica. Es una energía de base fundamental que no emite emisiones, y que si se cierra tendría que ser sustituida por gas. No se pueden cerrar hasta que tengamos el triple de potencia instalada en renovables que ahora. Y eso podría ser en 2050. Tu eras director general en Repsol cuando se realizaron las prospecciones en Canarias… ¿Mereció la pena?Hicimos un sondeo por responsabilidad, pero desde luego con la trifulca política que nos montaron y la animadversión desatada lo mejor hubiera sido no perforar. Encontramos trazas de petróleo, pero no eran ninguna acumulación que permitiera su explotación. En cualquier caso, el problema hubiera sido encontrarlo. Hubiéramos tenido un buen lío. Marruecos está impulsando ahora sus perforaciones en la zona. ¿Tienen margen de éxito?La capacidad de encontrar grandes cantidades, sin ser geólogo, la veo reducida. Además no solo se trata de encontrar petróleo. Después vienen los sondeos de delineación para conocer la amplitud, ver el tipo de petróleo, la cantidad de recursos y realizar un plan de desarrollo que requiere una inversión de miles de millones. Si se descubre hoy, no se empieza a producir en por lo menos en cinco o seis años. Y si empiezas a producir en 2027, y te dicen que en 2040 su consumo va a estar prohibido en Europa, nadie invierte. ¿Cómo crees que va a afectar la guerra de Ucrania al ritmo de esa transición ecológica?A corto plazo es perjudicial porque Europa está quemando más carbón y subsidiando los combustibles fósiles. Dicho lo cual, lo que se abre es un periodo de precios relativamente alto de petróleo y gas porque invertir en hidrocarburos a nivel mundial es una decisión complicada. Las empresas invertirán si se les ofrece estabilidad a 20 años. Si se reduce las inversiones, habrá menos oferta y precios más caros de aquí en adelante. En la medida en que el petróleo y gas sean caros y el objetivo de seguridad energética cobre más relevancia, queda más claro que el objetivo es crecer en renovables. Las petroleras han disparado sus beneficios en este trimestre al calor de un crudo más caro. ¿Es una oportunidad para impulsar su transición comprando empresas eléctricas?Están ganando más dinero porque los precios del petróleo están más altos y porque están reduciendo su inversión en producción y exploración por los motivos que hemos comentado. Lo que están haciendo es llenar la caja, que la utilizan para retribuir más al accionista y atraer inversores, e impulsar su transición invirtiendo en renovables, captura de carbono, biocombustibles…