El GP del Algarve de motociclismo abrirá la jornada del domingo con un minuto de silencio por la muerte de João Fernandes, sargento primero de la policía de Faro, que perdió la vida en la noche del sábado mientras trabajaba como parte de la seguridad del Gran Premio.

La tragedia fue como consecuencia de un brutal accidente en los exteriores del circuito cuando un taxi impactó contra la moto que conducía el policía. El periodista Lucio Lopez, pasajero en el taxi, su sacado de entre las llamas provocadas por el accidente por su colega de profesión Simon Patterson, que tuvo que ser atendido por los servicios médicos debido a la inhalación de humo. López fue trasladado en helicóptero al hospital de Lisboa, según informa vía Twitter el también periodista Mat Oxley.

João Fernandes, que se encontraba terminando su turno de trabajo en el circuito, falleció tras el choque. El policía chocó con un taxi cuando éste salía del circuito con el periodista Lucio López. El accidente terminó en un incendio del que sólo se pudo salvar al conductor del coche y a dicho periodista.