Moscú: Washington organiza la Cumbre por la Democracia para servir a los intereses del régimen estadounidense

Moscú: Washington organiza la Cumbre por la Democracia para servir a los intereses del régimen estadounidense

Presidido por Joe Biden, el evento se celebra de forma virtual este 9 y 10 de diciembre sin la participación de representantes de Rusia y de China, que no han sido invitados.

La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, María Zajárova, afirmó este jueves que la denominada Cumbre por la Democracia organizada por Washington tiene como objetivo «servir a los intereses del régimen estadounidense». 

«Eso es de lo que hemos estado hablando desde hace tres años: Estados Unidos está destrozando el sistema de relaciones internacionales, basado en el derecho internacional y el papel central de la ONU, para crear su propia zona de confort, que pretende dominar en solitario», escribió la vocera en Telegram, señalando que Washington está organizando «una multitud en forma de ‘Cumbre por la Democracia'» persiguiendo ese objetivo. Según Zajárova, a los participantes del evento, que se celebrará de forma virtual, «se les dará el honorable derecho de servir a los intereses del régimen norteamericano»

Asimismo, la portavoz de la Cancillería rusa comentó unas declaraciones del asesor de Seguridad Nacional de EE.UU., Jake Sullivan, quien afirmó que «el sistema de relaciones internacionales se está transformando, su estructura actual, liderada por la ONU, surgida tras la Segunda Guerra Mundial, se está convirtiendo poco a poco en algo del pasado».

Según Zajárova, las palabras de Sullivan reconocen que EE.UU. «intenta transformar el orden mundial establecido» mediante la formación de nuevas «alianzas, asociaciones e instituciones».

«La declaración de Jake Sullivan puede evaluarse de muchas maneras, desde «cínica» hasta «de sangre fría», apuntó la vocera, antes de agregar: «Una cosa que no se puede negar es que es honesta». 

La Cumbre por la Democracia, presidida por Joe Biden, se celebra los días 9 y 10 de diciembre con la participación de los líderes de varios países, activistas y representantes del sector privado y abordará iniciativas para defender los derechos humanos y el régimen democrático. Washington no invitó al evento ni a representantes de Moscú ni de Pekín.