Messi, favorito para el Balón de Oro gracias a su ansiada Copa América… y al PSG, por Asher Chocron

Messi, favorito para el Balón de Oro gracias a su ansiada Copa América… y al PSG, por Asher Chocron

Un año que vuelve a pasar y otro año que Messi se encuentra entre los grandes favoritos para ganar el Balón de Oro. Un premio que a este paso podría heredar su nombre cuando el argentino se retire, al igual que ha pasado con el Trofeo Yashin (en honor al único portero con el Balón de Oro) al mejor portero o el Trofeo Kopa (primer francés en ganar el Balón de Oro) al mejor sub-21 del mundo.

Y es que Messi está cada día que pasa más cerca de lograr su séptimo galardón, y todo apunta a que será este 2021 o, por lo menos, así debería ser. Argumentos no le faltan al argentino, pero antes de justificarlo, hay que dejar claro qué es lo que reconoce el Balón de Oro, si el mejor jugador del año o el mejor jugador del mundo, aunque quizás ni los propios votantes se aclaren. Sea cual fuere, Messi tiene justificaciones para ambas.

De manera prácticamente indiscutible, no hay mejor jugador en el mundo que él en cuanto a cualidades y habilidades se refiere. Por eso, muchos «han sugerido» que mientras Messi esté en activo se deje de entregar el trofeo si este es el criterio, porque costará mucho ver a un futbolista mejor que Leo. De hecho, así se reconoció, por ejemplo, en 2010, cuando se impuso a Xavi o Iniesta, que habían ganado lo mismo que él… y además un Mundial. Simplemente, Messi era el mejor.

Sin embargo, teniendo en cuenta el reconocimiento al mejor jugador del año, Messi también sale en la primera línea de esta parrilla. En lo individual, Messi ha anotado 40 goles este año a los que suma 14 asistencias, participando en un total de 54 tantos este 2021 y sin olvidar su cambio de equipo y todo lo que ello conlleva en cuanto a adaptación.

Aunque también en lo colectivo, Messi tiene un gran argumento para declararse como favorito para el Balón de Oro. Más allá de la Copa del Rey que no hay que olvidar que ganó con el Barça, consiguió el primer gran título para Argentina desde 1993 y su ‘Maracanazo’ particular, imponiéndose en la final de la Copa América a Brasil en el templo carioca. Una espina que Messi tenía clavada habiendo perdido hasta tres finales previas (dos continentales y una de Mundial).

Sin embargo, la razón que se sospecha que puede decantar la balanza para Leo es su reciente fichaje por el París Saint-Germain. Y es que este sería el primer Balón de Oro que llega al Parc des Princes y el primer jugador relacionado con la entidad que lo logra en 25 años, cuando George Weah lo ganó con el Milan, pero por su temporada con el PSG.

Así, todo queda en casa. Una estrategia de marketing perfecta y, por qué no, una muestra a Mbappé de que no hay mejor lugar para ganar el Balón de Oro que París, acompañado por una constelación de estrellas del fútbol. Además, dejando en la cuneta a Karim Benzema (y al Real Madrid) como si sus «privilegios» se esfumasen lejos de París. 

La narrativa perfecta para que el jugador perfecto alce su séptimo Balón de Oro.