Madre e hija hacen historia al compartir pista durante un partido de balonmano de la Primera División española

Madre e hija hacen historia al compartir pista durante un partido de balonmano de la Primera División española

El partido entre el Unicaja Banco Gijón y el BM Morvedre de la jornada 8 de la Liga Guerreras Iberdrola se convirtió en el escenario en el que el balonmano español hizo historia. Una madre y su hija compartieron equipo y pista por primera vez desde que se creó la competición.

Marizza y Yeruti Faría son madre e hija de 38 y 16 años y, aunque sí que habían compartido entrenamientos durante la pretemporada, nunca antes habían compartido pista en partido oficial. Era la primera vez que la juvenil era llamada por el primer equipo y la situación histórica de la que se había hablado en más de una ocasión como una posibilidad se hizo realidad.

«Esto se llegaba fraguando desde hace tiempo. Yo le dije a Marizza que, si seguía otra temporada más, iba a intentar que jugara con su hija. El viernes se alienaron todos los planetas para que sucediera. Partido en casa, en abierto por la ‘tele’, y con casi toda la base en las gradas. Cuando una se merece la oportunidad, es muy fácil tomar la decisión», explica Cristina Cabeza, entrenadora de La Calzada, en Marca.

«Ya estaba muy contenta cuando me contó que había sido convocada. Cuando le mandaron calentar ni me di cuenta al estar jugando. Pero cuando vi que saltó a la pista, se me escapó una sonrisa, aunque también quería llorar. Pude contener mis emociones de la forma más profesional posible«, recuerda Marizza, la madre, que pudo compartir un par de acciones con su hija.

«Desde que salí a calentar, estaba muy nerviosa, pero a la vez también muy contenta. Cuando Cristina me dijo que me preparara para jugar, sólo quería entrar y hacer lo que más me gusta, y además, con mi madre. Cuando entré en la pista, todos los nerviosos se me pasaron y empecé a disfrutar», explica Yeruti sobre el momento en cuestión.