Los destituidos de Indra: el Gobierno sólo quiere «consejeros que no se opongan a sus pretensiones»

Los destituidos de Indra: el Gobierno sólo quiere «consejeros que no se opongan a sus pretensiones»

Los consejeros destituidos en Indra aseguran por escrito que el Gobierno sólo quiere en la empresa vocales «que no se opongan a sus pretensiones» y no exijan que la presida alguien «con capacidad y experiencia suficientes». Realizan duras afirmaciones en las cartas para explicar su cese que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha obligado a Indra a publicar.

El ex vicepresidente de Indra y coordinador de los independientes hasta ahora en Indra, Alberto Terol, sostiene que su cese y el de sus compañeros «solo puede deberse a la pretensión de SEPI [el brazo del Gobierno en Indra] de conformar una nueva mayoría en el consejo, al que se incorporen consejeros que no se opongan a sus pretensiones«.

En la misma línea, otro consejero destituido, Enrique de Leyva, afirma: que «es por supuesto posible que los consejeros o accionistas [en alusión al Gobierno] que hayan aconsejado a Amber [el fondo del presidente de Prisa, Joseph Ourghourlian] plantear mi cese lo hayan hecho porque prevean que, ante ciertos cambios que quieran plantear (tal vez las funciones ejecutivas para el presidente) o ciertas decisiones que quieran tomar en el futuro, mi voto no vaya a ser de su agrado y no se vean capaces de doblegarlo. Quizás esta es la única razón de fondo».

Carmen Aquerreta añade que se la destituye por defender una gestión profesional en Indra: «Creo que la causa de mi cese está relacionada con dos factores: por un lado, mi interés en todo momento en buscar que hubiera en Indra una mayoría de Consejeros Independientes, realmente independientes con la capacidad crítica y experiencia profesional necesaria para hacer su trabajo, y con mi rechazo a cualquier tipo de acción que pudiera implicar una minoría de facto de Consejeros Independientes (realmente independientes); por otro lado, mi exigencia de que Indra sea gestionada en su más alto nivel, por ejecutivos con la capacidad y experiencia suficientes para dicha gestión».

En cuanto a Ana de Pro, apunta a la CNMV que la Sepi, Amber y el grupo vasco Sapa han ocultado información al resto de accionistas para poder tomar el control en línea con Terol. «Quiero resaltar que, en mi parecer, a resultas de estas actuaciones se han incumplido las recomendaciones sobre buen gobierno de la compañía en perjuicio de los accionistas minoritarios, que son la mayoría del accionariado», afirma De Pro.