Lasso retoma el diálogo con sectores sociales e indígenas de Ecuador, pero no hay acuerdo sobre el precio de los combustibles

Lasso retoma el diálogo con sectores sociales e indígenas de Ecuador, pero no hay acuerdo sobre el precio de los combustibles

El presidente llamó a hacer un esfuerzo conjunto para salir de la crisis y advirtió: «No creo que el camino sea la violencia». Las partes se dieron un plazo máximo de 21 días para negociar.

El presidente de Ecuador retomó este miércoles el diálogo con las organizaciones sociales e indígenas que han protagonizado las recientes jornadas de protesta en el país, principalmente por el alza del precio de los combustibles, sin que pudieran las partes zanjar diferencias.

Con la presencia del titular de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), Leónidas Iza, y otros dirigentes del ámbito popular, la reunión se desarrolló a puertas cerradas en el Palacio de Carondelet, sede de Gobierno ubicada en la capital, Quito. 

Según reportó el medio local El Telégrafo, la principal demanda que plantearon los representantes sociales fue que se baje el precio de la gasolina, como parte de un total de seis puntos en la agenda de discusiones. 

Tras un debate que duró cerca de seis horas, se alcanzaron avances en temas relacionados con el pago de créditos productivos, la educación intercultural bilingüe y el control de precios en insumos agrícolas.

«El diálogo y la resolución de diferencias, en un ambiente de paz y tranquilidad, es fundamental, y no exponer el patrimonio público y privado a la violencia o actos que puedan poner en peligro la vida, la salud de los ecuatorianos. (…) No creo que el camino sea la violencia y como contrapartida la fuerza pública», dijo Lasso al inicio del encuentro, reportó el diario El Comercio

¿Qué ocurre con el precio de los combustibles?

A mediados de octubre, Lasso suspendió el alza mensual del precio de los combustibles, que regía desde el año pasado, pero antes aplicó un aumento de 21 centavos de dólar por galón, en el caso del diésel, y de cinco centavos en el costo de la gasolina.

Así, el precio quedó fijado en 2,55 dólares para el galón de gasolina extra y 1,90 el de diésel, costos que los movimientos sociales consideraron demasiado elevados.

La Conaie le pide al Ejecutivo que regrese a las tarifas vigentes en junio. Es decir, a 1,50 dólares el galón de diésel y a 2,10 el de gasolina extra.

«El presidente ha respondido que entiende el problema y que le gustaría bajar el precio de los combustibles, pero las circunstancias no lo permiten«, dijo en una rueda de prensa el vocero del mandatario, Carlos Jijón. 

Las partes acordaron continuar las negociaciones con un plazo de entre 15 y 21 días. 

La de este miércoles fue la segunda convocatoria del Gobierno a las organizaciones que se movilizaron y bloquearon algunas vías antes del 2 de noviembre, cuando se decidió suspender las protestas por el feriado del Día de los Difuntos.

La primera reunión se dio el pasado 4 de octubre y concluyó sin un acuerdo sobre la gasolina, tema que sigue tensionando las relaciones con los sectores indígenas y productores agrícolas.