Las secuelas del Coronavirus mantendrán a Joshua kimmich en la enfermería hasta enero

Las secuelas del Coronavirus mantendrán a Joshua kimmich en la enfermería hasta enero

El internacional alemán Joshua Kimmich, uno de los jugadores que ha estado en el punto de mira del fútbol europeo tras anunciar públicamente su negativa a la vacunación, seguirá de baja lo que queda de año por secuelas de la covid-19, según informó el Bayern de Múnich, su club, en un comunicado.

El jugador terminó este miércoles una cuarentena que comenzó en noviembre, sin embargo, no estará disponible para los tres partidos ligueros que quedan (Mainz, Stuttgart y Wolfburgo) hasta el parón de invierno.

Según el comunicado que el club ha lanzado este jueves en redes sociales, el centrocampista sufre «infiltraciones leves pulmonares» que le impiden reincorporarse a los entrenamientos. «Me encuentro bien y me alegro de haber terminado la cuarentena», afirmó el propio jugador, a través de la web oficial del Bayern.

El caso de Kimmich ha levantado controversia en Alemania, después de que el jugador declarase que no estaba vacunado y afirmara tener dudas sobre la efectividad de la vacuna o posibles contraindicaciones. En plena polémica por estas declaraciones, que merecieron las críticas del Gobierno federal por coincidir con un fuerte repunte de casos y sucesivas llamadas a vacunarse, el centrocampista quedó en cuarentena tras revelarse que había estado en contacto con un contagiado.

El 24 de noviembre dio positivo de covid-19 y fue baja para los partidos ligueros, así como para la Liga de Campeones, después de haber quedado fuera también de tres convocatorias como internacional. Ante esta actitud, el Bayern de Múnich dejó de pagarle el sueldo en los días en que no ha podido jugar por la cuarentena, de acuerdo con la regulación actual alemana para los no vacunados.

El Gobierno federal se propone implantar la vacunación obligatoria hacia febrero del próximo año, mientras prosiguen las campañas para motivar a la población a inmunizarse. Aproximadamente un 69 % de los ciudadanos alemanes tiene la pauta completa, un porcentaje inferior al de otros países de la Unión Europea (UE).

Desde el nuevo ejecutivo del canciller Olaf Scholz se trata de activar las vacunaciones tanto de quienes aún no recibieron ni la primera dosis como de quienes deberían ir a por la de refresco, por haber transcurrido ya seis meses desde la segunda.