Las aerolíneas confían en ser rentables este año: Las pérdidas se suavizan para compañías bandera como IAG, Lufthansa y Air France

Las aerolíneas confían en ser rentables este año: Las pérdidas se suavizan para compañías bandera como IAG, Lufthansa y Air France

Tras dos años de pandemia, el arranque de 2022 le ha dado por fin cierto respiro al sector aéreo. Las principales compañías europeas (la alemana Lufthansa, Air France y la angloespañola IAG) presentaron esta semana sus resultados correspondientes al primer trimestre del año, que muestran un recorte significativo de las pérdidas gracias a que se han eliminado las restricciones a la movilidad y se han recuperado los viajes.

Ayer lo hicieron Lufthansa e IAG. La primera, que fue rescatada por el estado alemán en la pandemia, recortó sus pérdidas un 44%, mientras que IAG lo hizo en un 26%. KLM Air France, que presentó sus cuentas el jueves, situó las pérdidas en 552 millones, una tercera parte. A pesar de ello. IAG perdió ayer un 9% de su valor en bolsa.

El primer trimestre es el más complicado del año y en este caso ha estado afectado por la variante ómicron y, ya en la última parte, por la guerra en Ucrania. El impacto de la subida del precio del combustible se ha contenido de momento gracias a que la mayoría de las compañías tiene coberturas que garantizan precio en caso de cambios bruscos.

Para este segundo trimestre se espera acelerar la recuperación. IAG prevé volver a la rentabilidad. El grupo aspira a ir recuperando la capacidad hasta llegar a un 80% de la que tenía en 2019.

El grupo dueño de Iberia, British Airways o Vueling redujo sus pérdidas en el primer trimestre de 2022 a 787 millones, casi un tercio menos que los 1.074 millones que había perdido en el mismo periodo del año anterior.

Los ingresos ascendieron a 3.435 millones, frente a los 968 millones de 2021. Los de pasaje pasan de 459 millones a 2.655. «La demanda se está recuperando con fuerza, en línea con nuestras previsiones. Esperamos recuperar la rentabilidad a partir del segundo trimestre en adelante y en el ejercicio completo», dijo Luis Gallego, consejero delegado de IAG.

El grupo destacó la mejora de la demanda, como consecuencia del fin de las restricciones, sobre todo en Reino Unido y el aumento de las reservas, mientras que los viajes de negocios, que han estado prácticamente parados hasta ahora, «han alcanzado su nivel más alto desde el comienzo de la pandemia», destaca Gallego que incide en que el segmento vacacional premium muestra la mejor evolución.

La capacidad de transporte de pasajeros en el primer trimestre fue un 65% de la que había en 2019, siete puntos por encima de la del cuarto trimestre de 2021. A partir de ahora se espera que todo vaya sumando: en el segundo trimestre se espera alcanzar el 80%, el 85% en el tercero y un 90% en el cuarto. En el conjunto del año la capacidad rondará el 80% de la cifra de 2019.

Muestra de esta rápida mejora en la actividad es, por ejemplo, la situación de British Airways: la eliminación de las estrictas restricciones a los viajes en el Reino Unido, unido a una gran demanda acumulada, «ha contribuido a un abrupto aumento» en la capacidad, dice el grupo.

Hace unas semanas incluso tuvieron que cancelar algunos vuelos al no contar con personal suficiente para garantizar las operaciones. British Airways tuvo que despedir a parte de su plantilla (10.000 personas) durante la pandemia y ahora le está costando recuperar esa fuerza laboral.