La Yamaha que le llevó a la gloria se despide de Rossi: «Incluso las historias de amor más bellas llegan a su fin»

La Yamaha que le llevó a la gloria se despide de Rossi: «Incluso las historias de amor más bellas llegan a su fin»

La despedida del piloto que ha cambiado la historia del motociclismo moderno supone el fin de una era. Valentino Rossi ha colgado el mono y el casco en el GP de la Comunidad Valenciana después de una carrera marcada por una marca: Yamaha.

Aunque Rossi estuvo en Honda y en Ducati también, no se puede entender los éxitos de su carrera en la máxima categoría sin hablar de la YZR-M1 y sus evoluciones. Rossi llevó esta moto en cuatro títulos de sus nueve títulos entre 2005 y 2010, y en su regreso en 2013 hasta ahora. 

La marca japonesa le ha despedido con una carta que firma esta moto, una misiva de amor al motociclismo y a un piloto que es eterno.

«Puedo recordar el sábado 24 de enero de 2004 como si fuera ayer.

Nuestra primera cita en Malasia.

Había estado esperando a alguien como tú durante tanto tiempo.

Estaba nerviosa, pero fue amor a primera vista para los dos.

Supe al instante que nuestra relación sería algo verdaderamente especial.

Tuvimos esa innegable chispa única en la vida, y todas las piezas del rompecabezas simplemente se unieron.

Nunca olvidaré cómo nos detuvimos en el césped en Welkom en 2004. Solo nosotros dos, dándonos cuenta de que tú y yo teníamos

razón, y que esto era solo el comienzo.

Ganamos cuatro títulos de MotoGP y 56 carreras juntos.

Llevamos alegría a millones de personas en todo el mundo y creamos recuerdos para toda la vida.

Hicimos historia porque trabajamos como uno solo y sacamos lo mejor de los demás.

Me hiciste fuerte de nuevo.

Me hiciste respetar de nuevo.

Me hiciste amar de nuevo.

Solo tú, Valentino, tenías el poder para hacer eso.

Y yo confié plenamente en ti.

Te apoyé de todo corazón.

Peleé todas tus batallas contigo.

Solo yo pude hacer que los deportes de motor fueran emocionantes para ti hasta el final.

Desde nuestro primer beso en la hierba en Welkom hasta nuestro último baile en Valencia este año, hemos vivido muchas aventuras extraordinarias.

Y luego estaban nuestros viajes especiales a Laguna Seca en 2008 y Catalunya en 2009.

Nadie se movía como nosotros en esos días, ¿verdad?

Assen también en 2009, cuando te ayudé a ganar tu carrera número 100.

¡Fue mágico!

Te he llevado durante 16 años de tu increíble carrera.

Pero también me has llevado en tu corazón.

De Mugello a Motegi, de Silverstone a Sepang y de Barcelona a Burinam, siempre hemos estado ahí el uno para el otro.

Te di todo, como tú me lo diste a mi.

Lo único que siempre atesoraré son nuestras charlas en la red.

Fuimos tú y yo contra el mundo.

Tú y yo éramos ‘Ride or Die’, ‘pilotar o morir’.

Pero, lamentablemente, incluso las historias de amor más bellas llegan a su fin.

Valentino, eres parte de mi.

Parte de mi historia.

Parte de lo que soy hoy y de lo que seré mucho después de que nos separemos.

La nuestra es una conexión que es realmente especial y te voy a extrañar más de lo que jamás imaginas.

Grazie, Valentino.

Con amor,

Tu YZR-M1″