La UE propone 9.000 millones más de ayuda a Ucrania para que pague sus gastos más urgentes

La UE propone 9.000 millones más de ayuda a Ucrania para que pague sus gastos más urgentes

En Directo Ucrania en guerra Guerra en Ucrania Rusia expulsa a 27 diplomáticos españoles

La Comisión Europea ha propuesto este miércoles un programa de ayuda económica de urgencia para Ucrania por valor de 9.000 millones de euros en este curso, una línea de crédito para que el país pueda hacer frente a sus gastos y obligaciones más urgentes.

«Ucrania está en primera línea y defiende los valores europeos. Seguiremos estando a su lado durante esta guerra y cuando reconstruyan su país. Hoy proponemos complementar el importante alivio a corto plazo proporcionado hasta ahora con una nueva ayuda macrofinanciera excepcional de hasta 9.000 millones de euros en 2022, ha señalado la presidenta Ursula von der Leyen tras la reunión del Colegio de Comisarios de la UE.

Los ministros de Finanzas del G7 analizan precisamente hoy la situación. El Gobierno de Zelenski ha comunicado que su economía arroja un saldo mensual negativo de en torno a 5.000 millones de dólares, y la idea es que las grandes economías cubran temporalmente al menos tres meses, para permitir alivio, que el país no colapse y la defensa militar resista. El Fondo Monetario Internacional ha estimado el desequilibrio en la balanza de pagos de Ucrania hasta junio en aproximadamente 14.300 millones de euros.

«Tenemos que pensar en el día después para el esfuerzo de reconstrucción más amplio. La UE tiene la responsabilidad y el interés estratégico de liderar este esfuerzo de reconstrucción. Los líderes de la UE nos invitaron a reflexionar sobre esto en su reunión en Versalles y eso es lo que hemos hecho. Los principios de reconstrucción deben combinar la inversión con las reformas y con el tiempo, apoyarán a Ucrania en la exploración de su camino europeo», ha dicho la alemana. Ya se había hablado de un mecanismo parecido al de los fondos europeos del Covid, que vincule desembolsos a hitos y reformas. Y la presidenta lo presenta como un ejercicio a largo plazo, con el trabajo previo para poder ingresar en un futuro en la UE, cuando se cumplieran todos los requisitos.

«Debe ser un plan preparado para el futuro, que refleje plenamente las necesidades identificadas por Ucrania. El plan abordaría reformas clave en áreas como anticorrupción, capacidad administrativa, estado de derecho e independencia del poder judicial. Y debe estar firmemente anclado en las transiciones verde y digital y los valores europeos fundamentales. Pero, por supuesto, la UE no sería ni debería ser la única que contribuya a este esfuerzo. Por eso proponemos una plataforma de reconstrucción como parte de este plan dirigido conjuntamente por Ucrania y la Comisión y que reúne a los Estados miembros de la UE, otros donantes bilaterales o internacionales, instituciones financieras internacionales y otros socios afines. El objetivo de esta plataforma sería acordar la dirección del viaje y garantizar las máximas sinergias de todos los esfuerzos. Estas inversiones ayudarán a Ucrania a salir más fuerte y resistente de la devastación causada por los soldados de Putin», ha añadido la presidenta.

Desde que comenzó la guerra, la UE ha movilizado alrededor de 4.100 millones de euros para «apoyar la resiliencia económica, social y financiera general de Ucrania en forma de asistencia macrofinanciera, apoyo presupuestario, asistencia de emergencia, respuesta a la crisis y ayuda humanitaria», explica el equipo de Von der Leyen. «También se han proporcionado medidas de asistencia militar en el marco del Fondo Europeo para la Paz por valor de 1.500 millones de euros «que se utilizarán para reembolsar a los Estados miembros su apoyo militar en especie a Ucrania, y está en curso la movilización de 500 millones adicionales».

La propuesta de la Comisión es firmar préstamos que se pagarían en tramos con vencimientos a muy largo plazo y tipos de interés favorables gracias a la garantía del presupuesto de la Unión. Para que esto sea posible, «los Estados miembros deben acordar la disponibilidad de garantías adicionales», igual que se hizo para que la Comisión saliera a los mercados a emitir deuda conjunta para el programa Next Generation después del Covid.

«Una plataforma de coordinación internacional, codirigida por la Comisión y por el Gobierno ucraniano, funcionaría como un organismo de gobernanza estratégica general, responsable de respaldar un plan de reconstrucción, elaborado e implementado por Ucrania con el apoyo y la capacidad administrativa y asistencia técnica por parte de la UE. Reuniría a los socios y organizaciones de apoyo, incluidos los Estados miembros de la UE, otros socios bilaterales y multilaterales e instituciones financieras internacionales. El Parlamento de Ucrania y el Parlamento Europeo participarían como observadores», dice el comunicado emitido hoy en Bruselas. Esa plataforma escogería el destino más apropiado para los fondos y supervisaría su buen uso.

«Para respaldar el plan de reconstrucción, la Comisión propone establecer el mecanismo «RebuildUkraine» como el principal instrumento legal para el apoyo de la Unión Europea, a través de una combinación de transferencia y préstamos. Estaría integrado en el presupuesto de la UE, garantizando así la transparencia, la rendición de cuentas y la buena gestión financiera de esta iniciativa, con un vínculo claro con las inversiones y las reformas. Se basaría en la experiencia de la UE en el marco del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia, pero se adaptaría a los desafíos sin precedentes de reconstruir Ucrania y acompañarla en su camino europeo. El Fondo en sí tiene una estructura de gobierno específico que garantizaría la propiedad total de Ucrania», dice el documento, destacando que el foco de la UE estará en la lucha contra la corrupción y las garantías del estado de derecho.

Desde 2014 y hasta el inicio de la invasión rusa la UE había dado ya 1.700 millones en transferencias a Ucrania en el marco del Instrumento Europeo de Vecindad, 5.600 millones en cinco programas de préstamos, 194 millones en ayuda humanitaria y 355 millones de euros en instrumentos de política exterior. Desde 2014, el Banco Europeo de Inversiones y el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo han movilizado más de 10.000 millones de euros en préstamos a Ucrania y en las últimas semanas, el BEI ha desembolsado 668 millones de euros al presupuesto ucraniano.