La subida de precios de los alimentos y la gasolina disparó el IPC un 5,5% en noviembre

La subida de precios de los alimentos y la gasolina disparó el IPC un 5,5% en noviembre

El encarecimiento de los alimentos y la gasolina en el mes de noviembre impulsó el IPC un 5,5%, su mayor subida desde septiembre del año 1992 pero una décima menos de lo que había adelantado el Instituto Nacional de Estadística (INE) a cierre de mes, según ha confirmado este miércoles este organismo.

Se confirma así la tendencia al alza de la inflación, que sigue subiendo por culpa de bienes necesarios para el consumo de las familias como el combustible para el coche o los alimentos, algo especialmente lesivo para las economías domésticas a las puertas de la Navidad.

Según ha detallado el INE, la subida de precio de los alimentos y las bebidas no alcohólicas, que son ahora un 3,3% más caros que hace un año, contribuyeron con más de un punto y medio al crecimiento de la inflación general, sobre todo por el precio de las frutas -que en el mismo mes del año pasado se depreciaron- y por la subida del precio de la carne.

Influyó también el precio de los carburantes, que encarecieron el transporte un 13,5% en noviembre y también contribuyeron a la subida general de la inflación.

La electricidad, sin embargo, ejerció una influencia negativa en el índice ya que, aunque la luz está batiendo récords de precios se compara ya con un periodo de 2020 en el que ya había subido de precio.

La inflación subyacente, que mide la evolución de los precios pero sin tener en cuenta el de los alimentos no elaborados ni los productos energéticos, repuntó un 1,7% en noviembre, con lo que se confirma la brecha existente con respecto al índice general y se corrobora que son la energía y los alimentos los principales culpables de las subidas.

En términos mensuales, los precios subieron un 0,3% respecto a los que había en octubre, un repunte moderado en el que influyeron al alza las subidas de precios de la ropa y el calzado (+4,7%), los alimentos (+0,6%) y los carburantes (+1%). Frente al mes pasado, la vivienda ejerció un impactó negativo porque los precios de la electricidad estuvieron más contenidos.

Si se analiza la evolución del IPC a Impuestos Constantes (IPC-IC), es decir, sin tener en cuenta las bajadas de impuestos que ha aprobado el Gobierno -sobre todo en el ámbito de la electricidad- este se sitúa en el 6,2%, con lo que la subida de los precios habría sido aún más acusada.

Ahora que el INE ha confirmado que el IPC subió en noviembre un 5,5% se conoce a ciencia cierta que las pensiones se revalorizarán en 2022 un 2,5%, ya que la Seguridad Social utilizará el promedio de la inflación interanual de los doce meses que van de diciembre de 2020 a noviembre de 2021.

Dado que la inflación promedio de ese periodo se sitúa en el 2,5%, esto será lo que suban las pensiones, lo que generará un aumento del gasto de 3.500 millones de euros sólo por el efecto de la inflación en el pago de las nuevas nóminas.

A esto habrá que sumar lo que tendrá que desembolsar el Gobierno para compensar el desvío de la inflación de este año frente a la inflación que estaba prevista y conforme a la cual subieron las pensiones en enero. Se revalorizaron un 0,9%, pero la inflación finalmente habrá sido en promedio del 2,5%, con lo que en enero el Ejecutivo tendrá que aprobar el desembolso de una ‘paguilla’ para compensar a los pensionistas.

Según adelantó el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, este gasto ascendería a unos 2.000 millones de euros adicionales.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más