La razón más que probable por la que Elon Musk está vendiendo acciones

La razón más que probable por la que Elon Musk está vendiendo acciones

El fundador de Tesla publicó este sábado en su página de Twitter una encuesta en la que preguntaba a sus seguidores si creen que sería viable que vendiera el 10 % de las acciones de su empresa de automoción eléctrica.

El fundador y director ejecutivo de Tesla, Elon Musk, se enfrenta a una factura de impuestos de más de 15.000 millones de dólares por las opciones de compra de acciones de la compañía, lo que hace probable una venta parcial de sus acciones, independientemente de la votación que el empresario publicó este fin de semana en Twitter, informa CNBC. 

Musk publicó este sábado en su página de Twitter una encuesta en la que preguntaba a sus seguidores si creen que sería viable que vendiera el 10 % de las acciones de Tesla, comprometiéndose a cumplir con lo que le indicara el resultado. Este domingo, se supo que el 57,9 % de los 3,5 millones de participantes votó a favor de la propuesta. 

En 2012, Musk recibió 22,8 millones de opciones de compra de acciones de Tesla a un precio de ejercicio de 6,24 dólares por acción, mientras que ahora el precio de cada activo de la compañía es de unos 1.222 dólares, lo que significa que el empresario obtuvo ganancias por valor de casi 28.000 millones de dólares.

No obstante, las opciones expirarán en agosto del próximo año y, para ejercerlas, Musk tendrá que pagar el impuesto sobre la renta por la ganancia. 

Según CNBC, sus activos se tributarán al nivel de los ingresos ordinarios, es decir, el 37 % y el 3,8 % más de impuestos sobre la inversión neta. Además, Musk tendrá que pagar un tipo impositivo máximo del 13,3 % en California porque las opciones se concedieron y ganaron principalmente cuando era residente fiscal de este estado. Así, el tipo impositivo sería del 54,1 % y la factura fiscal total de las opciones al precio actual ascendería a unos 15.000 millones de dólares.

El pasado 31 de octubre, Elon Musk respondió a luna sugerencia del director del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de las Naciones Unidas, David Beasley, que instó a las grandes fortunas a donar 6.000 millones de dólares para salvar a 42 millones de personas que afrontan graves niveles de inseguridad alimentaria. El multimillonario dijo estar dispuesto a vender algunas acciones de Tesla para resolver el hambre mundial, siempre que Beasley le explique cómo esta suma resolvería el problema.