La propaganda rusa advierte que Londres se enfrenta al riesgo de «canibalismo» por el impacto de la guerra de Ucrania

La propaganda rusa advierte que Londres se enfrenta al riesgo de «canibalismo» por el impacto de la guerra de Ucrania

En Directo Guerra en Ucrania Guerra en Ucrania Los «errores tácticos» han diezmado a las fuerzas aéreas rusas, según la inteligencia británica

«Frío, hambre y canibalismo: Londres ha caído en su propia fosa de Ucrania»… El canal TsargradTV, propiedad del oligarca Konstantin Malofeev, se ha sumado a la propaganda pro-Putin con un delirante reportaje sobre la crisis del coste de la vida en el Reino Unido que entrará sin duda en los anales de las «fake news».

La base «informativa» es un artículo escrito en The Sunday Times por el famoso presentador televisivo de Top Gear, Jeremy Clarkson, que analizaba en tono irónico el impacto de la subida galopante de los precios de la energía, el transporte y la alimentación…

«Los políticos dicen que están «monitorizando la situación», lo cual quiere decir que no están haciendo realmente nada, pero algún día tendrán que hacerlo porque la gente no puede vivir sin calefacción, sin ropa o sin sexo, y tampoco sin comida. El hambre hace que la gente se coma a sus vecinos».

El Tsargrad TV, lo más parecido en Rusia a la ultraconservadora Fox News norteamericana, interpretó literalmente la advertencia de Clarkson e informó tal que así a su audiencia cautiva: «Los periodistas (británicos) están empezando a decir cosas terribles en voz alta, recordando a sus compatriotas el riesgo de canibalismo».

Recalcando su estricta fidelidad a «los hechos», el canal televisivo arrancó con un chequeo general a la situación: «Europa está viviendo una explosión en los precios, y los políticos están hablando de la amenaza del hambre para las masas».

El foco apunta después a las islas británicas, objetivo predilecto de la propaganda de guerra de rusa… «Las cosas no están yendo bien en el Reino Unido. Mientras los políticos juegan con la crisis de Ucrania, su propia población se está preparando para el hambre».

«En algunas ciudades británicas se se ha introducido el estado de emergencia para hacer frente a la escasez de alimentos», alega exageradamente el canal ruso, «alimentando» a su manera la distopía orwelliana de estos tres últimos meses.

Como contrapunto, la secretaria de Exteriores británica, Liz Truss, acusaba a Moscú de «chantajear» a Occidente con el bloqueo de los puertos del Mar Negro, donde más de 20 millones de toneladas de grano no han podido ser exportadas desde que arrancó la guerra. El norte de Africa y Oriente Próximo son las zonas más afectadas por el «secuestro» del trigo, pero lo precios se han disparado en Europa, con los mayores niveles de inflación de los últimos 40 años.

La crisis del coste de la vida está teniendo efectivamente un grave impacto en la sociedad británica, hasta el punto que el inspector-jefe de Policía Andy Cooke ha impartido instrucciones entre los agentes para que actúen con discreción ante «quienes roben por primera vez pan, leche o queso para comer».

Más de dos millones de británicos dependen de los bancos de alimentos y muchos se ven en la tesitura de elegir entre pagar la factura de la luz o la cesta de la compra. Pero de ahí al «riesgo de canibalismo» de la televisión rusa hay todavía un largo trecho…