La promesa de Alonso para 2022: sus rivales tiemblan, sus fans se ilusionan y Alpine se frota las manos

La promesa de Alonso para 2022: sus rivales tiemblan, sus fans se ilusionan y Alpine se frota las manos

Fernando Alonso cerró su primera temporada con Alpine con muy buenas sensaciones. El 8º puesto de Abu Dhabi le permitió confirmar no sólo el 10º de la clasificación general, una posición que no parece muy apetecible, pero que en contexto supone un éxito: ha vuelto al podio, ha sido su mejor campaña en puntos desde 2014 y, además, ha superado a Esteban Ocon en la clasificación final del campeonato.

Más allá del botín obtenido, son los intangibles lo que le permite decir que su regreso a la Fórmula 1 ha sido positivo. Alonso ha recuperado una sonrisa que no tuvo en los años de su segunda etapa de McLaren ni en los últimos de Ferrari siquiera. El tiempo fuera del Gran Circo le ha permitido sanar las quemaduras que le había provocado tanta frustración al verse sin opciones de ganar, y ahora tiene claro que su objetivo sí es posible.

Lo que se ha encontrado en Alpine (la vieja Renault actualizada) le transmite buenas sensaciones y la progresión vista en el equipo desde el principio de la temporada hasta el final ha sido más que positiva. El mensaje que dedicó a su equipo cuando estaba afrontando los últimos metros de la carrea de Abu Dhabi sirve de resumen, y a la vez, de promesa ante lo que viene.

«Bien, ¡gran inicio chicos! Gracias por la temporada. Sí, ¡este es sólo el principio, chicos y chicas sexies!«, comienza, antes de recuperar una vieja frase motivacional (ligeramente modificada) que no dio resultado: «Lo mejor está a punto de de llegar». Aquello fue su manera de prever unos éxitos en McLaren que no llegaron (todo lo contrario), aunque el matiz de «a punto» lo cambia algo. 

Es la siguiente frase la que más ilusión ha levantado el ánimo a sus fans, que creen de manera ciega en ‘El Plan’: «El año que viene, lo prometo. Esto ha sido un calentamiento. Ya sabéis, como los boxeadores que juguetean antes de la gran pelea. Esto es lo que ha sido el 2021 para nosotros».

Motivación no le falta, eso está claro. Tanto Alonso, como Ocon como todos los demás del equipo Alpine tienen señalado en rojo la temporada 2022. Las sensaciones son positivas porque incluso sin hacer un coche claramente dominador, las nuevas normas están encaminadas a que el próximo monoplaza que fabriquen entre Enstone y Viry-Chatillon (donde hacen los motores) pueda estar a la altura para, al menos, pelear por la zona alta de la parrilla. Alonso sólo necesita un coche medianamente competitivo, un arma con la que atacar y un escudo con el que defenderse. Lo redaños, como a los toreros, se le presupone.