La moda yogui sale a la calle con Born Living Yoga

La moda yogui sale a la calle con Born Living Yoga

Nació en septiembre de 2017 y cerró el año pasado con una facturación de 8,7 millones. «Nuestro objetivo para este año es alcanzar los 15,5 millones y seguir creciendo rápido y forma vertical, con cifras que dupliquen», sentencia Álvaro Roca, CEO de la compañía especializada en ropa deportiva Born Living Yoga. «Las cifras son muy buenas, aunque tenemos un largo recorrido todavía y mucho conseguir», asegura la diseñadora Arianne Puig, que es madre de Álvaro e impulsora de esta startup familiar. Con 35 años trabajando en el mundo textil para otras compañías, Puig soñaba con tener una marca propia. «Cuando decidí emprender vi que podía hacer un hueco en el mundo del yoga, una disciplina que practico desde hace 18 años», cuenta la empresaria, que fue durante un viaje familiar a Miami donde tuvo claro que iba a unir el mundo del bienestar con su experiencia profesional. «Allí vi que las mujeres vestían de manera casual, también en la calle y que incluso llevaban los leggins al trabajo y estaban guapísimas. Quise traer esta idea y mi marido me apoyó. Nuestro hijo Álvaro, que entonces trabajaba en Mahou, se incorporó al proyecto. Yo estoy feliz porque su visión es de estrategia y digital», apunta.

Apoyarse en las redes sociales forma parte de su exitosa habilidad para crear marca. Así lo demostraron en los primeros días de confinamiento. «Tuvimos que cambiar la estrategia y nos volcamos en el mundo online. Enviamos nuestras prendas a influencers y deportistas e impartimos clases de yoga, de baile, de cocina… Se conectaban 50.000 personas a nuestros directos de Instagram y ayudamos a que las personas tuvieran una rutina en sus casas», recuerda Arianne. Ese año la compañía facturó 4,2 millones de euros.

El teletrabajo, el ejercicio en casa y los planes al aire libre o de naturaleza más informal han provocado que las prioridades estéticas de la sociedad hayan cambiado relegando a un segundo puesto las prendas más formales, algo que ha contribuido a que en sus casi cinco años de vida, Born Living Yoga se haya posicionado como una marca athleisure referente en España. «Cuando se creó la firma estaba formada por tres personas, «teníamos la oficina en casa y un pequeño almacén en el garaje», comenta el directivo sobre la compañía en la que actualmente trabajan 33 personas. «Hemos cambiado cuatro veces de oficina y cinco de almacén. El actual tiene 2.000 metros cuadrados con más de 3.000 productos», añade su madre.

Arianne idea cinco colecciones al año. Sus diseños están hechos con tejidos flexibles que se adaptan al cuerpo y le permiten ejecutar toda la amplitud de movimientos que la disciplina milenaria requiere a la vez que favorecen la silueta. «El yoga siempre ha sido nuestro foco, pero hemos lanzado colecciones cápsula orientadas a otros deportes como el pádel y el invierno pasado sacamos una línea de barre, que mezcla el yoga, el Pilates y la danza. Pero todos nuestros productos se pueden usar para cualquier otra actividad deportiva», explica la creadora que pone especial cuidado en la elección de los tonos. «Buscamos que estos sean singulares y diferentes. Me gustan los que no son un poco indefinidos. Los verdes tienen diferentes matices y eso ayuda a que puedan combinarse bien».

Los diseños de Born Living Yoga son cómodos, estéticos y también cuidan el medioambiente. Los tejidos de las prendas se crean a partir de fibras sostenibles que no necesitan casi agua ni para producirse ni para su vida posterior, lo que significa que con ciclos de lavado corto la prenda queda limpia y perfecta. «Para la producción de una camiseta de algodón orgánico se necesitan 2.500 libros de agua y para crear una prenda de Born solo se requieren 10 litros, lo que implica que desde que lanzamos la marca llevamos ahorrados más de 1.550 millones de litros de agua», sentencia Roca. «Además, el tipo de poliamida que usamos es muy duradero, no desprende microplásticos en los lavados y como no absorbe las manchas con facilidad, sino que las repele, pueden usarse varias veces antes de lavarlo. Tampoco necesita secadora ni plancha, algo que suma en el ahorro de energía, tiempo y dinero», añade su madre.

La prenda estrella del catálogo son los leggins y los tops, y en las últimas temporadas la firma ha apostado por introducir nuevas categorías y diseños de corte casual, como zapatillas, sudaderas, chaquetas, abrigos y gorras. Todo, para encaminarse hacia otro de sus objetivos: «Completar la experiencia Born Livin Yoga y dar forma al total look de la marca», dice Roca. Sus diseños pueden adquirirse a través de su página web «en 2021 representaron el 93% de nuestras ventas», matiza el directivo, pero también en tiendas multimarca y en algunos centros del gigante El Corte Inglés. «España representa el 40% de nuestro mercado, porque también estamos en Francia, Alemania, Portugal e Italia. También tenemos prevista nuestra presencia en México el próximo verano», adelanta el directivo de esta joven empresa que quiere ser más que una marca deportiva.