«La justicia puede retrasarse, pero no será negada»: China insta a responsabilizar a EE.UU. de la «atrocidad» del asesinato de civiles en Afganistán

«La justicia puede retrasarse, pero no será negada»: China insta a responsabilizar a EE.UU. de la «atrocidad» del asesinato de civiles en Afganistán

«La era en la cual EE.UU. actuó arbitrariamente en el mundo bajo el pretexto de la llamada ‘democracia’ y ‘los derechos humanos’ se acabó», destacaron desde el Ministerio de Asuntos Exteriores chino.

China tachó de «atrocidad» el ataque con drones perpetrado por los militares estadounidenses en agosto en Afganistán, que mató a 10 civiles, e instó a la comunidad internacional de responsabilizar a Washington de ello.

Wang Wenbin, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, declaró este martes que «mientras EE.UU. habló sobre ‘la democracia’ y ‘los derechos humanos’ en la Cumbre por la Democracia, la gente inocente afgana que fue baleada por los militares de EE.UU. fue dejada de lado y sus familias no tenían lugar para quejarse».

El vocero destacó que su país condena «la brutal intervención militar» de EE.UU. en Afganistán, Irak y Siria «en nombre de la ‘democracia’ y ‘los derechos humanos'». «Instamos a la comunidad internacional a investigar los crímenes de guerra de los militares de EE.UU. de matar a civiles inocentes en todo el mundo y a hacerlos responsables», afirmó.

«La justicia puede retrasarse, pero no será negada. La era en la cual EE.UU. actuó arbitrariamente en el mundo bajo el pretexto de la llamada ‘democracia’ y ‘los derechos humanos’ se acabó», concluyó.

Un ataque contra civiles

El 29 de agosto de 2021, en medio de su retirada de Afganistán, el ejército de EE.UU. llevó a cabo un ataque con drones contra un vehículo que supuestamente amenazaba el aeropuerto de Kabul. La acción produjo la muerte de 10 civiles, entre ellos 7 niños. Unos días después, el jefe del Estado Mayor Conjunto de EE.UU., Mark Milley, calificó la acción de «justa», asegurando que los militares lograron eliminar a un «facilitador» del grupo terrorista ISIS-K. 

No obstante, luego el Pentágono admitió que todos los fallecidos en aquel ataque con dron fueron víctimas inocentes que no estaban vinculadas al ISIS-K, ni representaban una amenaza para las tropas estadounidenses. Asimismo, ofreció indemnizaciones a los familiares de los civiles, por un monto no especificado. A principios de noviembre se dio a conocer que la investigación del episodio dictaminó que la muerte de civiles no fue causada por acciones inapropiadas o negligencia, por lo que no recomendó ninguna acción disciplinaria.