La CEOE se planta tras 12 acuerdos y descoloca al Gobierno en Bruselas : «Lo siguiente, la reforma laboral»

La CEOE se planta tras 12 acuerdos y descoloca al Gobierno en Bruselas : «Lo siguiente, la reforma laboral»

Bastó media hora de reunión del comité ejecutivo de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) para decidir unánimemente el primer gran desacuerdo de la patronal con el Gobierno en un tema clave para la Comisión Europea como son las pensiones. «Y lo siguiente es la reforma laboral», señalan a este diario diversos miembros de la cúpula de la patronal si el Gobierno no cambia drásticamente sus propuestas. De momento, CEOE se ha plantado a propuesta del propio Antonio Garamendi y se ha opuesto a la iniciativa del ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, para un nuevo Mecanismo de Equidad Intergeneracional (MEI) con el que intentar reforzar la sostenibilidad del sistema de pensiones.

Garamendi se borra así de la primera fase de la reforma de pensiones que firmó él mismo el pasado julio en Moncloa al encontrarse ahora con una sorpresa no prevista entonces, en su opinión, como es este mecanismo.

La patronal interrumpe así una cadena de doce acuerdos con Moncloa y descoloca al Gobierno ante Bruselas. Ya el pasado septiembre Garamendi también se opuso a la subida del Salario Mínimo Interprofesional, pero eso era competencia del Gobierno. El primer desencuentro cualitativo se produce ahora, porque es una reforma en la que la Comisión Europea pedía al Gobierno «respeto al diálogo social» y también un mecanismo de equidad intergeneracional que asegurara la sostenibilidad de las pensiones. En su comunicado de rechazo, CEOE da un aviso a Bruselas de que el Gobierno incumple, porque ni diálogo social ni mecanismo eficaz. «Es insuficiente, no garantiza el equilibrio del sistema y necesitará medidas adicionales en el futuro para asegurar su sostenibilidad», dice por un lado su comunicado oficial para explicar su rechazo. «Además, la propuesta del Ejecutivo tiene poco de intergeneracional ya que carga todos los esfuerzos sobre los trabajadores actuales y futuros, especialmente sobre los jóvenes». La presidenta de Unespa y y vicepresidenta de CEOE, Pilar González de Frutos, incidió particularmente en la videoconferencia, según las fuentes consultadas, en este truco gubernamental de apellidar intergeneracional al mecanismo de subida de cotizaciones.

Otro vicepresidente, el ex secretario de Estado de Economía, Iñigo Fernández de Mesa, resaltó que la subida de cotizaciones que plantea Escrivá apenas recauda 1.700 millones al año durante diez años, una cifra que no garantiza, en su opinión, la sostenibilidad del sistema.

El propio gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, insistió este lunes en su cálculo publicado ayer por este diario de que la primera reforma de Escrivá genera un agujero futuro de «entre el 4% y el 5% del Producto Interior Bruto». Es decir, unos 50.000 millones. Hernández de Cos hizo estas declaraciones en la Convención de la Asociación de Mercados Financieros.

Preguntado por el efecto de la subida del 0,6% de las cotizaciones, Hernández de Cos, insistió en la vigencia de su cálculo e instó al Gobierno a presentar medidas de ingresos o de reducción de gastos en el sistema de pensiones «que sean suficientes». El ministro Escrivá, negó por la tarde a los periodistas que el gobernador hubiera realizado tal cálculo teniendo en cuenta su nuevo mecanismo, pero la intervención en la citada convención está grabada. Tampoco Fernández de Mesa da credibilidad con sus cálculos a la cifra que da Escrivá de que su propuesta puede recaudar en una década «cerca de 50.000 millones».

El desencuentro con el Gobierno no supone que CEOE se vaya a levantar de ninguna mesa de diálogo, pero sí constituye un aviso de lo que se avecina en la negociación de la reforma laboral, en la que Bruselas ha pedido también al Gobierno que tenga en cuenta «a todos los actores económicos».

Durante la mencionada videoconferencia, el presidente de la patronal catalana Foment, Josep Sanchez Llibre, planteó, según las fuentes consultadas, que CEOE vaya hilvanando un discurso explicativo de su posición ante lo que será un vendaval del Gobierno descalificando a la patronal por su falta de colaboración. Ya en la tarde del lunes, Escrivá señaló a Garamendi y al presidente de Cepyme, Gerardo Cuerva, por «no haber presentado ni una sola propuesta» durante la negociación del mecanismo. Cuerva se alineó sin fisuras con el presidente de CEOE en el rechazo a la subida de cotizaciones con el argumento de que se une a la subida de la luz, SMI y un largo etcétera y que, además, no existe el reparto del que habla Escrivá de un 0,5% para la empresa y un 0,1% para el trabajador. Según la visión de Cepyme, el 0,6% recae en la práctica en la empresa, porque ya se tiene en cuenta el efecto para el trabajador en las negociaciones salariales. Otro vicepresidente de CEOE, Lorenzo Amor, se unió expresamente al rechazo durante la reunión y dijo gráficamente en twitter: «La vaca ya no da más leche».

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más