Huelga del transporte: 12 días de piquetes y colapso y cada vez más sectores en contra del Gobierno

Huelga del transporte: 12 días de piquetes y colapso y cada vez más sectores en contra del Gobierno

El paro indefinido del transporte es ya el más grave ocurrido en España desde el cierre patronal de junio de 2008, que duró 11 días y en el que murieron dos camioneros atropellados cuando participaban en sendos piquetes -uno en Granada y otro en Portugal-. El paro actual arrancó oficialmente a las 00:00 hora del lunes 14 de marzo, pero empezó a gestarse varios meses antes, casi desde la reactivación hace casi un año de la Plataforma para la Defensa del Sector del Transporte de Mercancías por Carretera, la misma organización que convocó el paro de 2008.

El nuevo presidente de la Plataforma del Transporte, Manuel Hernández, es recibido en el Ministerio de Transportes y, durante las dos horas que dura la reunión, expone la imposibilidad de las pequeñas y medianas empresas para repercutir a los cargadores, sus clientes, los costes reales de explotación. El precio del gasoil acaba de alcanzar su máximo anual y ya tiene un valor medio de 1,31 euros/litro.

El Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC), que agrupa a las principales asociaciones empresariales del sector, anuncia tres jornadas de paro del 20 al 22 de diciembre, justo antes de Navidad, y exige «un cambio radical y urgente por parte del Gobierno y de los clientes». Hernández asegura que es «un paripé» de la gran patronal para acallar las quejas de los pequeños transportistas.

Tras reunirse dos veces en 15 días, el CNTC y el Ministerio de Transportes llegan a un acuerdo histórico para desconvocar el paro de Navidad. El Gobierno acepta algunas reivindicaciones de los transportistas, como la prohibición de la participación del conductor en las operaciones de carga y descarga, reducir a una hora los tiempos de espera, una cláusula de revisión del precio del gasóleo y el compromiso de no implantar peajes al transporte pesado sin consenso con el sector. Nada se dice de prohibir la contratación por debajo de los costes de explotación. Para Hernández, se confirma el «paripé».

El Consejo de Ministros aprueba el Real Decreto-ley del transporte que recoge todas las medidas de carácter normativo acordadas el 17 de diciembre. Al día siguiente se publica en el BOE, pero las principales medidas, como la prohibición -con excepciones- de la carga y descarga, tardarán seis meses en entrar en vigor.

Después de numerosas asambleas provinciales, la Plataforma del Transporte celebra una asamblea general en el Palacio de Vistalegre de Madrid y se decide, mediante votación, rechazar los acuerdos de diciembre y convocar un paro indefinido a partir del 14 de marzo mientras el Gobierno no se siente a negociar y se firmen soluciones reales para el «transportista de base».

Fenadismer y la CETM, las principales asociaciones integradas en el CNTC, piden al Gobierno intervenir el mercado de los carburantes para limitar el precio del gasoil y rechazan sumarse al paro. «No es el momento», dicen.

Arranca el paro indefinido convocado por la Plataforma del Transporte. La jornada comienza con relativa tranquilidad, pero a medida que van pasando las horas aumenta el seguimiento del paro y se organizan los primeros piquetes informativos en polígonos industriales y centros logísticos. Esa noche un transportista que participaba en un piquete en San Fernando de Henares resulta herido de bala tras un forcejeo con un agente de la Policía Nacional.

EL MUNDO publica que la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, no tiene intención de reunirse con los representantes de Plataforma. Los piquetes se extienden por toda España y el Gobierno moviliza miles de agentes para garantizar el funcionamiento de la cadena de suministro.

La titular de Transportes se reúne con el CNTC y anuncia que el Gobierno tomará medidas para que los transportistas no trabajen a pérdidas. Hernández asegura que la ministra «pierde el tiempo» al reunirse con «las personas equivocadas». Crece el número de agresiones y detenciones.

Varias ministras, entre ellas la de Transportes, califican el paro de «minoritario» y aseguran que las movilizaciones son «un boicot organizado por sectores minoritarios de ultras apoyados por la ultraderecha«. Hernández asegura que el Gobierno intenta minimizar el problema y criminalizar las protestas.

Fenadismer y otras federaciones nacionales integradas en el CNTC anuncian su intención de sumarse al paro ante la pasividad del Gobierno.

La ministra de Transportes, junto con las de Hacienda y Asuntos Económicos, vuelve a reunirse con el CNTC y anuncia una ayuda de 500 millones de euros para compensar la subida del precio del gasoil. Raquel Sánchez se compromete a desglosar el paquete de ayudas el viernes 25 de marzo. Hernández asegura que las ayudas no van a llegar a las pymes y autónomos y que no dan «ninguna solución aceptable para el sector de base». Fenadismer, Fetransa y Feintra se suman al paro por la «falta de concreción y contundencia» del Gobierno.

La patronal alimentaria anuncia el cierre de numerosas fábricas y advierte del riesgo de desabastecimiento. Asegura que el paro es «insostenible» y «un problema de Estado».

El Gobierno adelanta al jueves la reunión con el CNTC para desglosar el paquete de anunciado el lunes. Se cumplen 10 días de paro sin que la ministra reciba a los convocantes. Hernández la acusa de ser una «irresponsable» por «despreciar» a la Plataforma. «Mientras no se siente a negociar con los auténticos transportistas no se va a desconvocar ningún paro», sostiene.