Garamendi arremete contra el Gobierno tras la primera reunión: «Queremos seriedad. No van a lograr su objetivo»

Garamendi arremete contra el Gobierno tras la primera reunión: «Queremos seriedad. No van a lograr su objetivo»

Negociación La CEOE intensifica su diálogo con Bruselas sobre la reforma laboral para esquivar el ruido del Gobierno Pensiones Los empresarios se plantan ante la propuesta de Escrivá: «Subir cotizaciones es una línea roja»

El presidente de CEOE, Antonio Garamendi, ha arremetido contra el Gobierno tras la primera reunión de la negociación coordinada impulsada por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. «No sé si se han coordinado o no, pero seguimos igual. Queremos seriedad. No van a conseguir su objetivo», ha declarado el jefe de la patronal al margen del XX Congreso de la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos (CEDE) inaugurado en Córdoba.

Ha puesto como ejemplos que «una parte del Gobierno ha puesto un montón de enmiendas al primer acuerdo de pensiones que firmó el propio Gobierno con los agentes sociales. ¿Qué credibilidad me da el Gobierno para los siguientes acuerdos?».

También ha descalificado la actuación del ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá. «Nos manda una hoja y media con la subida de cotizaciones para que nos pronunciemos en 14 días cuando ha tenido un año para prepararlo. No me vale. Tenemos derecho a estudiarlo bien y ver el mapa completo y si luego va a destopar cotizaciones. No vale ir haciendo las cosas por tramos».

En cuanto a la negociación sobre el nuevo mercado laboral, ha insistido en que «la contrarreforma [laboral] que nos cuentan no es la que quiere Europa». Y ha cercenado toda posibilidad de acuerdo en torno a la derogación de la reforma laboral de 2012. «La reforma laboral se puede mejorar, todo es mejorable, pero en los papeles que el Gobierno ha enviado a Europa no aparece la palabra derogación». Ha recordado que «en 2012 los hombres de negro nos dijeron que o hacíamos la reforma financiera o la laboral o vamos a España como en Portugal. Eso es lo que pasó».

No obstante, Garamendi se mantiene en la negociación. «Vamos a trabajar con toda seriedad, pero ayudan muy poco a que este funcione». «No vale eso de que nos hemos coordinado y los malos son los empresarios».

Ha insistido en mostrar hostilidad a poner topes a la temporalidad: «No se puede unir la palabra temporalidad con precariedad» y pide reducirla «de forma seria». Además, ha ironizado con que el mismo Gobierno plantea un objetivo de temporalidad del 23% en su propuesta de España 2050, por encima de lo que planteó inicialmente la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, del 15%.

Sobre la petición de subida de cotizaciones sociales de Escrivá ha subrayado que «en España ya son un 30% más altas que en Europa».

Antes de sus declaraciones a los medios el presidente de CEOE ha reclamado ante el auditorio que el Gobierno ofrezca «estabilidad regulatoria, seguridad jurídica y calidad regulatoria». Y ha insistido en que «nos preocupa más la contrarreforma laboral que los fondos europeos».

Por su parte, el presidente de la Cámara de España, Josep Lluis Bonet, ha coincidido en que «en un momento en que la recuperación no está consolidada, poner trabas a las empresas no es adecuado. Recordemos la máxima ignaciana: En tiempo de crisis no hacer mudanza».

Garamendi ha recordado que hay problemas más acuciantes como la falta de personal para cubrir plazas. «Faltan ingenieros, electricistas, fontaneros…Es un problema de aptitud con p, pero también con c».

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más