Fernando Alonso ya trabaja en su plan para ponerse hecho un toro físicamente en invierno: así será su preparación

Fernando Alonso ya trabaja en su plan para ponerse hecho un toro físicamente en invierno: así será su preparación

Aunque por la sonrisa que ha recuperado en este 2021 parece que para él no es difícil subirse a un Fórmula 1, Fernando Alonso empieza a notar que los años empiezan a ser un factor a tener en cuenta.

Su obsesión por la preparación física, una de las labores que requiere un deportista de élite, hace que no le cueste mucho dedicarle horas y horas al gimnasio o a la bici (una de sus grandísimas pasiones), si bien admite que cada vez tiene que echarle más tiempo para estar a la altura.

Y es que Alonso, por muy joven que se sienta mentalmente, tiene 40 años. Compite contra veinteañeros (Max Verstappen, campeón del mundo de 2021, tiene 24) y conducir un Fórmula 1 requiere un estado de forma excepcional (mentalmente también) que pasada segunda mitad de la treintena cuesta cada vez más.

No es que haya sido un hándicap como tal, pero Alonso admite que llegó un poco justo a la temporada 2021 en este aspecto. Aunque tanto en el WEC como en Indianápolis o el Dakar tuvo que realizar una preparación física brutal, el accidente de bici en febrero le lastró de manera irremediable. De hecho, aún ese golpe le obligará a frenar su actividad en enero.

«Estoy preparando una nueva preparación para el año que viene, pero no porque el coche vaya a ser diferente, creo que va a ser muy similar en término de pilotaje, fuerzas y tiempo por vuelta, sino porque el pasado invierno no pude hacer una preparación propiamente dicha, llegué muy justo al inicio de Bahréin, sin un programa físico de verdad, así que este invierno quiero hacer más», cuenta en una extensa entrevista en Marca.

Un plan específico y más sacrificado

Aunque hablar de Alonso y de un plan puede llevar a pensar en esa etérea estrategia para ser campeón del mundo de nuevo, en el caso de la preparación física sí es algo más tangible. Y, en pocas palabras, significa hacerlo todo más fuerte y durante más tiempo.

«No voy a entrenar igual ahora que tengo 40 años que cuando tenía 23, tengo que entrenar más, tengo que estirar más, hacer una rutina diferente de comidas y hacer otras muchas cosas para estar en la misma forma y con la misma fortaleza, y estoy listo para hacer estos sacrificios mayores, para eso he vuelto también. Es el plan para el invierno, estar tan fuerte como pueda y para ello tengo que hacer más que otros pilotos ya que soy mayor que ellos», explica.

A falta de saber cuáles serán las sensaciones concretas con los coches de 2022, previsiblemente no serán físicamente más duros. De hecho, posiblemente lo sean menos, si se sigue la progresión de los últimos tiempos. Alonso admite que los monoplazas de hace 15 años, cuando él ganó sus Mundiales, requerían de un esfuerzo mucho mayor y, consecuentemente, mayor entrenamiento.

Prueba de ello es que, en el momento de la citada entrevista, acababa de bajarse del coche de 2018, el RS18, con el que probó los neumáticos de 2022. «He dado 148 vueltas y ahora me voy a entrenar en Dubai al karting, y luego correr las 24 horas de Dubai el viernes (de karts, junto a Pedro de la Rosa, otro que pasa los 40 años de sobra). Podría haber hecho 300 vueltas», relataba.

Cuando acabe esa carrera de karts, regresará a casa para descansar. En enero pasará por quirófano, estará dos semanas sin ninguna actividad, y de ahí en adelante a pensar en la temporada 2022 en la que quiere dar la campanada. ¿Volverá su ya mítico ‘cuello toro’?