Faltan camareros: la hostelería emplea a 73.000 trabajadores menos que antes de la pandemia

Faltan camareros: la hostelería emplea a 73.000 trabajadores menos que antes de la pandemia

España ha alcanzado en abril los 20 millones de trabajadores por primera vez en la historia. Cuenta hoy con 500.000 trabajadores más que antes de que irrumpiera la pandemia, lo que demuestra que la afiliación no sólo se ha recuperado del impacto del covid sino que ha retomado su senda de crecimiento. Sin embargo, hay un sector en el que el saldo sigue siendo muy negativo: la hostelería.

Es el patito feo de la foto de afiliación que presentó esta semana el Ministerio de Seguridad Social, ya que es el único que cuenta con 73.362 empleados menos de los que tenía en febrero de 2020, antes de que llegara el covid. Sólo hay cuatro sectores en el país en los que la afiliación sigue por debajo de los niveles pre-pandemia, pero ninguno con tanto déficit de trabajadores.

Las actividades financieras y de seguros emplean hoy a 13.788 personas menos que antes de la pandemia, algo que se puede explicar por todos los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) y procesos de reestructuración que se han producido en el sector financiero en 2020 y 2021.

Tienen también menos trabajadores los concesionarios y talleres de vehículos, debido a los problemas de venta que ha experimentado el sector por los cuellos de botella en las cadenas de suministros, y también hay menos personas que en febrero de 2020 dedicadas al empleo doméstico. En ambos casos, el déficit de trabajadores está por debajo de los 10.000, muy lejos del de la restauración.

La hostelería se presenta así como el sector con más diferencial de empleo, a pesar de la recuperación que se ha producido en la actividad económica, del fin de las restricciones sanitarias por el alivio de la pandemia y del restablecimiento del turismo. La razón principal está en las dificultades que están teniendo los hosteleros para contratar personal. Faltan camareros.

«El problema de la mano de obra nos afecta mucho porque al final una empresa no puede crecer si no tiene mano de obra. Nos faltan trabajadores para desarrollar la actividad, no sólo a mi empresa, tenemos una carencia en la provincia de casi 5.000 trabajadores. Necesitamos camareros, trabajadores del campo, ingenieros…», lamenta Juan Carlos Escudero, empresario de hostelería y restauración de Teruel.

Coincide con él David Esteban Alonso, empresario familiar de Guadalajara, propietario de una tienda de alimentación, una cafetería que abre todos los días y una tienda de muebles. «No tenemos personal, se nos va la vida en ello. La población está muy envejecida, no hay gente joven, la distancia a cualquier otra población es muy importante, y eso nos hace que la gente a la hora de elegir una oferta de empleo se nos eche para atrás«, lamenta.

En total, la patronal de las pequeñas y medianas empresas, Cepyme, ha cifrado esta semana en 109.000 el número de vacantes que las empresas no pueden cubrir y ha avisado del problema que supone esta falta de mano de obra para el tejido productivo.

El problema de personal que sufren bares y restaurantes se agravará previsiblemente este verano, dadas las positivas perspectivas que maneja el sector turístico. Según datos de la patronal turística Exceltur, en el tercer trimestre el consumo turístico en España estará un 0,1% por encima de los niveles de 2019 mientras que en la recta final del año (octubre-diciembre) lo superará en un 0,7%.

«Se espera una recuperación casi plena de los niveles de demanda prepandemia por parte de la demanda interna y la de mercados europeos de proximidad, como el francés, y un elevado dinamismo de los principales emisores europeos (Reino Unido, Alemania). Por el contrario, prevemos una aún reducida presencia de demanda de largo radio, especialmente asiática y cierto freno de la norteamericana, ante la confusa percepción de inseguridad por la guerra, que tienen sobre Europa y España», explican.

Aunque la hostelería es el único sector en el que hay menos personal en activo que antes de la pandemia, la construcción también sufre una importante falta de trabajadores.

Según datos de su patronal, la Confederación Nacional de la Construcción (CNC), un 65% de las constructoras en España ve «extremadamente difícil» contratar encargados de obra y también faltan otros perfiles como carpinteros, instaladores de fachadas técnicas, montadores de prefabricados estructurales, especialistas en trabajos verticales y operadores de grúas.

El sector ha perdido casi 300.000 empleos de jóvenes menores de 25 años desde 2007 y ahora tiene dificultades para cubrir vacantes. En los próximos años se espera que necesite incorporar 700.000 nuevos trabajadores.