¿Es legal que el banco suba las comisiones de mantenimiento de la cuenta?

¿Es legal que el banco suba las comisiones de mantenimiento de la cuenta?

Las comisiones bancarias vuelven a estar en el centro del huracán después de que, el pasado mes de abril, algunas entidades hayan cobrado hasta 60 euros a sus clientes por el mantenimiento de sus cuentas.

El incremento generalizado de las comisiones viene de lejos. Comenzó en 2019 y, desde entonces, la mayoría de las entidades han encarecidos sus cuentas. De ahí que muchos consumidores se hayan preguntado si el banco puede aumentar las comisiones de una cuenta de forma unilateral.

«Cada banco es libre de fijar los precios que quiera», señalan los expertos del comparador de productos financieros HelpMyCash.com, que han analizado cuáles son los bancos que cobran menos comisiones.

La realidad es que la normativa actual no establece límites en las comisiones que pueden cobrar los bancos a sus clientes, salvo en contadas excepciones como ocurre, por ejemplo, con la amortización anticipada de una hipoteca. Pero en lo que respecta al mantenimiento de las cuentas corrientes, los bancos tienen carta blanca para cobrar las comisiones que consideren oportunas.

De hecho, «el Banco de España no autoriza ni consiente, no puede denegar, ni limitar, el importe de las comisiones bancarias», afirma el regulador.

Y eso significa que, igual que el precio de una botella de aceite o la cuota del gimnasio puede subir, también puede hacerlo el coste de una cuenta corriente. Por lo que, aunque muchos consumidores lo pongan en duda, el banco sí puede subir las comisiones de las cuentas corrientes y modificar las condiciones contractuales, siempre y cuando avise con al menos dos meses de antelación.

¿Y qué ocurre con las cuentas vinculadas a una hipoteca, a un préstamo personal o a un depósito? En este caso, la cosa cambia. Si el contrato se firmó después de abril de 2012 y el único propósito de la cuenta es cobrar los intereses del plazo fijo o pagar las cuotas del crédito, el banco no puede incrementar las comisiones que se hubiesen fijado en su momento mientras el producto asociado siga vigente. Y si el contrato se firmó antes de abril de 2012, la cuenta, directamente, no puede tener gastos de mantenimiento.

«Si el banco ha incrementado las comisiones de nuestra cuenta, tenemos la opción de irnos», señalan desde HelpMyCash. Aunque también se puede valorar la posibilidad de cumplir las condiciones de la entidad para no pagar comisiones o, incluso, cambiar de cuenta dentro del propio banco.

Aunque algunas entidades le pidan al cliente que contrate seguros o planes de pensiones para no cobrarle comisiones, en otras es suficiente con domiciliar una nómina y varios recibos para operar gratis. Pero también hay bancos sin comisiones que no piden una nómina.

Openbank, por ejemplo, no cobra comisiones a sus clientes, tengan o no tengan nómina. La Cuenta Corriente Open no tiene gastos de mantenimiento y no cobra por hacer transferencias en euros ni por la tarjeta de débito. Además, permite sacar dinero gratis de más de 7.000 cajeros españoles (los del Santander), pagar con el móvil o enviar dinero por Bizum. Puede contratarse por Internet y no es necesario recibir ingresos regulares ni mantener un saldo mínimo en la cuenta.

Tampoco cobran comisiones a los clientes sin nómina ING, EVO Banco o N26. De hecho, lo que en otras entidades puede costar hasta 240 euros al año, los bancos online suelen ofrecerlo gratis.

También hay bancos tradicionales que han dado el salto a las cuentas online sin comisiones ni condiciones, señalan desde HelpMyCash. Eso sí, en general son para nuevos clientes, por lo que no sirven para aquellos que están pagando actualmente. La buena noticia es que si cambian de banco, tendrán una amplia oferta a su alcance.

Es el caso, por ejemplo, de BBVA que no cobra comisiones de mantenimiento a los nuevos clientes que abran una Cuenta Online. Además, el banco devuelve durante seis meses la suscripción a Netflix, HBO Max, Spotify, Disney Plus, DAZN o Play Startion Plus (bonificación máxima de 9,99 euros al mes). La cuenta es gratuita, así como las transferencias y la tarjeta de débito asociada. Y para contratarla no hace falta domiciliar una nómina, solo ser nuevo cliente del banco y contratarla por Internet.

La Cuenta Online Sin de Liberbank o la Cuenta Online del Santander son otras cuentas para nuevos clientes libres de condiciones y de comisiones.