Emilia Zaballos: «Hay muchísimos casos en España de intentos de suicidio por estafas con criptomonedas»

Emilia Zaballos: «Hay muchísimos casos en España de intentos de suicidio por estafas con criptomonedas»

«El día de Nochevieja de 2020, eran las 20.00 horas de la tarde y yo no había organizado nada para la cena porque varios afectados con los que trabajaba se habían intentado suicidar, y no sólo por las pérdidas que habían tenido ellos, sino porque era el día de juntarse con otros familiares a los que habían arrastrado a invertir en criptomonedas y también lo habían perdido todo». Así recuerda Emilia Zaballos los orígenes de la asociación que ahora preside, la Asociación de Afectadospor Inversiones en Criptomonedas (AAIC). Abogada en ejercicio desde hace décadas, la organización cuenta en estos dos años con miles de asociados y está personada por más de 6.000 afectados en diferentes causas judiciales en nuestro país.

¿Tienen muchos casos de personas que se hayan suicidado o lo hayan intentado al ser estafados por invertir en criptomonedas?Muchísimos. También divorcios porque muchos de ellos habían invertido y no se lo habían contado a sus parejas, agresiones… los daños colaterales de este tipo de situaciones no puedes imaginártelos.¿Cómo surge la asociación?En septiembre y octubre de 2020, empiezan a ponerse en contacto con nosotros muchas personas diciéndonos que han hecho inversiones en cripto durante la pandemia y que están intentando recuperar su dinero pero no tienen forma de hacerlo. Piensan que existe una estafa en una plataforma concreta. Me doy de alta como usuaria, para comprobar cómo funciona, empiezo a investigar el resto de plataformas y a partir de ahí nos damos cuenta de que hay una gran cantidad de personas afectadas y de que es mejor unificar los casos. De ahí surge la asociación en diciembre de 2020.¿Qué perfil tienen los afectados que se ponen en contacto con ustedes?Su edad va desde los 30 hasta los 65 años, pero sobre todo a partir de los 40-45 años. La gente joven tiene muy poca cantidad disponible para invertir, sin embargo, a partir de los 40 años ya tienen sus ahorros o sus pequeños negocios montados. El 80% de los afectados que tenemos tienen un perfil de pequeño empresario. También hay mucha gente que ha metido el dinero de su prejubilación en criptomonedas y hay un nicho brutal de 57-58 años de afectados que han denunciado. O sea, que no sólo es la gente joven; hay fiscales, jueces…tienes de todo. Por ejemplo, en el caso de Javier Biosca (Algorithms Group) existe un grupo de afectados del que todo el mundo habla pero que no ha denunciado; entre ellos hay políticos, inspectores de Hacienda, jueces… y no han denunciado porque era todo dinero en B. Su agujero asciende a 20 millones de euros.¿Qué papel tuvo el confinamiento en la eclosión de inversores y pequeños inversores en criptomonedas?La pandemia tuvo un papel fundamental. Antes, muchas personas ya habían invertido, pero durante el confinamiento se dispara porque la gente está en su casa aburrida y porque creen que es una forma de ganar dinero, y las plataformas lo aprovechan. Hay personas que habían empeñado joyas, indemnizaciones por despidos… Las primeras semanas, esas plataformas devuelven el dinero y se ganan la confianza, el problema viene cuando los inversores intentan recuperar el dinero. Empezaron con la estampita hace años y ahora son las criptomonedas porque se van adaptando a las nuevas situaciones que se producen a nivel social, económico, etc.¿Se trata entonces del mismo esquema que ya hemos visto, pero en esta ocasión la excusa son las criptomonedas?Hay algo importante que conviene diferenciar. Las criptomonedas han llegado para quedarse, son buenas, son las monedas del futuro. Partiendo de eso, lo que tenemos que hacer es informarnos sobre ellas, formarnos y familiarizarnos con ellas porque probablemente acabemos pagando todo por esa vía. El inconveniente para mí es el control. Con las criptomonedas estaremos controlados a unos niveles brutales. ¿Están desprotegidos los inversores en criptomonedas?No diría desprotegidos, porque de hecho ahora tenemos abiertos varios procedimientos. Lo que yo diría es que existe un vacío legal porque en la jurisprudencia no se han resuelto todavía sentencias firmes que estén ahí y sirvan como referencia. Nosotros insistimos en la creación de un organismo similar a la CNMV que establezca qué requisitos tienen que cumplir los brókers o cómo tienen que ser las sanciones, por ejemplo, y ese organismo debe depender del Banco de España o de la propia CNMV. ¿La idea de crear un organismo regulador y una regulación específica no va en contra de la propia naturaleza de las criptomonedas y de la teoría cripto?No, porque la regulación es seguridad jurídica y lo que buscan las personas y los reguladores es seguridad jurídica. Lo que estaría fuera del alma cripto es la centralización, porque el sistema cripto es descentralizado. ¿Están preparados los tribunales y la Justicia española para abordar este tipo de casos?No. Faltan recursos a nivel personal, porque no están formados, y a nivel tecnológico. Queremos que se creen juzgados preparados porque no hay jueces que sepan de eso y los fiscales no pueden preguntar porque no saben qué preguntar. Por otro lado, dentro de la UDEF hay gente muy buena, pero son muy pocos para la cantidad de denuncias que se están produciendo. ¿Qué posibilidades tiene un afectado por una criptoestafa de recuperar su dinero?Depende del caso. Hay que dotar de agilidad a los procedimientos porque si no, la garantía de cobro de todo su dinero en el caso de las personas afectadas se reduce a la mínima expresión.Entre pequeño inversor y gran inversor, ¿cuál está más expuesto a la posible estafa?El pequeño, porque el grande está bien asesorado y más familiarizado con la inversión. Además, normalmente el gran inversor ya acepta el riesgo siendo consciente de él; en el caso del pequeño inversor, su primera regla de oro debe ser ‘invierte lo que no necesites porque es lo que te puedes permitir perder’. Una de las críticas que se hace a las criptomonedas es que son un vehículo para el blanqueo de dinero y las actuaciones opacas e irregulares. Por su experiencia, ¿es esto cierto? ¿Se corresponde con la realidad?No se te olvide algo, ¿quiénes son los más interesados en que se mantengan en la opacidad todas las transacciones en criptomonedas? Los propios legisladores porque son los que más dinero tienen en B. No podemos obviar esto. A quien está colocando dinero en el sistema para blanquearlo no le interesa que se regule. Cuando eres el que utilizas el sistema para tapar delitos, no quieres que se regule porque en el momento en que se regule, ya no puedes hacerlo. Son los primeros en saber dónde están las carencias del sistema para manejarse en él y salvar su propio dinero. A finales de 2021 se pensaba que el reglamento MiCa iba a estar y finalmente no ocurrió. ¿Qué hace que ahora tengan tanta prisa por aprobarlo?No sé, dígamelo usted. ¿Qué hace que ahora quieran acelerar su aprobación?La guerra de Ucrania y las sanciones que bloquean los capitales de salida de Rusia. Los grandes capitales rusos están llevando su dinero a las criptomonedas y están evadiendo esas sanciones así.