El salón audiovisual ISE calibra su futuro en España en su segunda cita en Fira de Barcelona

El salón audiovisual ISE calibra su futuro en España en su segunda cita en Fira de Barcelona

Fue una de las noticias de mayor impacto para la economía catalana en 2018, pero la pandemia, como en tantas otras cosas, acabó por modular su evolución.

Las asociaciones empresariales Avixa y Cedia, organizadoras del salón internacional más importante de la industria audiovisual, decidieron hace cuatro años cambiar Ámsterdam por Barcelona como sede del Integrated Systems Europe (ISE), emplazado en la capital de Países Bajos desde 2004. El motivo: la necesidad de contar con un recinto de mayor capacidad que el Centro de Convenciones RAI, que aún acogería dos ediciones más antes del traslado a España en 2021.

El impacto del coronavirus, del que se libró por escasos días la última cita en Ámsterdam (del 11 al 14 de febrero de 2020), descafeinó la llegada de ISE a Fira de Barcelona, el pasado mes de junio, con un formato híbrido entre presencial y virtual.

La edición de este año, debido al repunte de los casos de Covid por la variante ómicron, ha tenido que retrasarse tres meses desde la fecha prevista inicialmente: del 1 al 4 de febrero. Así, el recinto ferial de Gran Via acogerá desde el martes hasta el próximo viernes un evento cuyos números distarán mucho todavía de las cifras previas a la pandemia. El director ejecutivo de ISE, Mike Blackman, aspira a reunir a unos 50.000 visitantes en un salón con unos 800 expositores (había llegado a tener 14.000 en Ámsterdam), repartidos en cinco pabellones. Además, calcula un impacto económico en la ciudad de 215 millones de euros, una cantidad que en años venideros podría doblarse.

La organización quiere empezar a comprobar este año si Barcelona es la sede idónea para acoger su evento más allá de 2024, cuando vence el contrato con Fira. Para ello, según Blackman, la ampliación del recinto de Gran Via, prevista para 2025, es «absolutamente necesaria».

Por ahora, los responsables de ISE son optimistas y aseguran que, en los próximos años, el salón audiovisual estará en condiciones de competir con el todopoderoso Mobile World Congress en número de visitantes.