El chaleco de la reina Letizia se convierte en un asunto de Estado para una diputada paraguaya: «Merecíamos uno de sus vestiditos»

El chaleco de la reina Letizia se convierte en un asunto de Estado para una diputada paraguaya: «Merecíamos uno de sus vestiditos»

El fabricante de los chalecos, una pyme paraguaya, no ha dudado en contestar a través de las redes: «Si usted quiere un vestido, se le puede comprar con el buen salario que gana».

La vestimenta de la reina de España, Letizia, ha dado que hablar desde su llegada a Paraguay. Su atuendo suele ser un asunto comentado en todos sus viajes, pero en esta ocasión lo ha sido por un motivo diferente: por su austeridad.

La reina española ha vestido en casi la totalidad de sus visitas a los proyectos de la cooperación española en el país latinoamericano prendas de vestir cómodas y de colores claros, junto con el característico chaleco rojo con bolsillos que utilizan todos los trabajadores de la cooperación española.

Al parecer, sus ropas no han sido del agrado de una diputada paraguaya, Celeste Amarilla, del Partido Liberal Auténtico (PLRA). En una breve intervención cargó duramente contra la figura de la reina Letizia e hizo mención específica a su atuendo.

«La madre patria nos mandó vacunas gratis y nos manda a su periodista devenida en reina (…) y hoy viene a mirar la pobreza de Paraguay y ver qué limosnas más tirarnos«, comenzó su alegato la parlamentaria, mientras describía a la monarca como «una chica de orígenes sumamente humildes, periodista de profesión, de la que se enamoró el príncipe». 

«Que no crea esta periodista devenida en reina que nos morimos por su saludo«, continuó Amarillo, para cerrar su discurso criticando el ya famoso chaleco: «Quizá necesitemos su dinero, pero, señora Letizia, merecíamos uno de los vestiditos que tiene en su closet [armario], no el chaleco que usaba su guardia y su secretaria».

Esta intervención ha corrido por las redes y una de las primeras respuestas en llegar, de manera inesperada, ha sido la de la propia empresa fabricante de los chalecos, Uniformes Fabricato. «El ‘chaleco de cuarta’, como usted dice, fue fabricado por nuestra empresa a pedido de la Cooperación Española. Una Pyme nacional. Si usted quiere un vestido se le puede comprar con el buen salario que gana», respondía la compañía también por Twitter.

La diputada lamentó que la pyme se hubiera enojado, pero, a pesar de las críticas recibidas, reivindicó sus palabras sobre la monarca española y su visita.

Finalmente la disputa online fue disminuyendo de intensidad y fue quedando en una conversación distendida, cuando la política pregunta si hay chalecos para diputadas y alardea de haberles dado publicidad, mientras la empresa le respondía que «hay para reinas, secretarias, guardias e incluso diputadas».

Desde luego, para la compañía el rifirrafe ha tenido un final feliz, pues una vez más se ha producido el efecto Streisand y ahora su producto ha aumentado sensiblemente su demanda, como ha manifestado a diferentes medios locales el propietario de Fabricato, Carlos Travieso.

Por su parte, la reina Letizia, que no se ha manifestado al respecto de esta polémica, terminó este jueves su viaje oficial por Paraguay donde ha visitado varios de los proyectos financiados por la Agencia Española de Cooperación Internacional y Desarrollo (AECID). La soberana suele realizar un viaje de estas características una vez al año, y acostumbra a lucir el chaleco rojo de los cooperantes.