El Celta culmina una remontada histórica contra el Barça y ahonda en la crisis azulgrana

El Celta culmina una remontada histórica contra el Barça y ahonda en la crisis azulgrana

Remontada inverosímil en Balaídos, donde el Barça sigue sumando partidos para olvidar, recibiendo uno de los correctivos más severos de este año. Tras marcharse 0-3 al descanso, el Celta le dio la vuelta en la última jugada del partido con un gol de Iago Aspas que solo ahonda en la crisis culé. Por si era poco para los azulgranas, Ansu Fati, Eric García y Nico terminaron lesionados.

Pese a que la primera ocasión llegó por parte de los locales en un aviso que perdonó Iago Aspas y que hacía pensar que sería un duelo disputado, poco tardó Ansu Fati en poner orden. La gran promesa azulgrana volvió a hacer muestra de su gen para el gol y con una definición propia de estrella adelantó a los suyos tan solo en el minuto 5. Sin apenas espacio, el delantero se abrió hueco para batir a Dituro con un disparo cruzado.

Poco tardó el Barça en multiplicar su ventaja con un sorprendente tanto de Busquets que sacó a relucir su disparo lejano, con lo que fue prácticamente un pase a la red tras una jugada de un Nico que sigue creciendo e ilusionando a pasos agigantados.

No obstante, tras recibir el segundo tanto los de Coudet comenzaron a venirse arriba y a dominar algo más la posesión del partido. De hecho, poco después recortó distancias el Celta por medio de Tapia, pero una falta previa sobre un jugador azulgrana hizo que el árbitro invalidase la acción. El peruano volvió a tener una solo en el segundo palo en otro despiste defensivo del Barça, pero su disparo se fue muy desviado.

Los celtiñas perdonaron y castigó el equipo de Sergi con el tercero, como si el mero anuncio de Xavi hubiese solucionado todos los problemas. Una elaborada jugada construida al primer toque, recordando al Barça de siempre, que terminó rematando Memphis para poner mucha tranquilidad en el partido.

Sin embargo, la tormenta volvía a azotar a los azulgranas, esta vez, en forma de lesión, con hasta tres en el partido de este sábado. La primera y más preocupante, la de Ansu Fati, escasos minutos antes del descanso, por un pinchazo que sintió en el muslo tras un sprint. Antes, recibió un pisotón en la mano pero que no le impidió continuar en el partido. En la reanudación tampoco se sumó Eric García, que acusó molestias durante el partido.

Volvió de vestuarios el Celta como un vendaval típico de Vigo y apretó a los azulgranas hasta recibir premio. Tras otro gol anulado, este por fuera de juego, Iago Aspas aprovechó un error de Ter Stegen, a quien se le escapó un centro desde la banda dejando el balón suelto en el área pequeña y el Príncipe de las Bateas entró contundente para mandar el esférico al fondo de las mallas.

El Barça aguantó el arreón de los minutos iniciales de los locales, pero volvió a recibir un mazazo en forma de lesión de uno de sus jugadores más en forma, Nico, que pidió el cambio después de una gran jugada individual.

Seguía creciendo el combinado celeste, con más llegadas de peligro que sus rivales y tras reclamar un penalti por un empujón de Mingueza y ver otro gol anulado a Nolito, llegaría el 2-3 que dejaba el partido más abierto que nunca, mientras el Barça estaba a punto de desmoronarse como un castillo de naipes.

Continuaron las embestidas de los gallegos ante llegadas más tímidas y con menos efectivos de los azulgranas. No obstante, tuvieron su oportunidad de sentenciar el partido con una jugada individual de De Jong que el holandés estrelló contra el larguero.

Soñó el Celta con el empate hasta los minutos finales, aprovechando el sufrimiento excesivo del Barça en los centros laterales y Iago Aspas pagó la endeblez defensiva de los culés firmando un gol en el minuto que añadió el colegiado sobre los 5 de descuento de manera extraordinaria, una vez finalizaron estos. Reparto de puntos que saben a cal y arena para unos y otros. 

El Barça sigue en caída libre y Xavi tendrá mucho que trabajar.