El calvario de Marc Márquez no cesa: de la cima a la recaída en un complicado 2021 que ha terminado para él

El calvario de Marc Márquez no cesa: de la cima a la recaída en un complicado 2021 que ha terminado para él

La temporada 2021 de Marc Márquez ha llegado a su fin a falta de una carrera para concluir el Mundial. El ocho veces campeón del mundo anunció este martes que se baja de la moto hasta nueva orden por una complicación de sus recientes caídas: sufre diplopía o, lo que es lo mismo, visión doble. Se acaba así el curso de su regreso, un año plagado de altibajos para el piloto de Cervera, que ha pasado del calvario a la gloria y vuelta a caer varias veces en los últimos meses.

Una montaña rusa que comenzó en julio de 2020 cuando su grave caída en Jerez se saldó con una fractura de húmero que le ha mantenido lejos de su mejor nivel durante más de un año.

Hasta tres veces ha tenido que pasar Márquez por el quirófano para tratar de corregir la lesión; una dolencia a la que se han sumado otras de caídas posteriores hasta llegar a la contusión en la cabeza que le apartó del GP del Algarve del pasado fin de semana y de la que, a falta de nuevas pruebas, ha derivado la citada alteración en la visión.

El renacer en Alemania

Tras un intento de regresar en el verano de 2020, antes de la segunda operación, y la decisión definitiva de dar por concluida la temporada, Márquez puso el foco en 2021. Sin embargo, se vio obligado a ausentarse de las dos primeras citas del año por no encontrarse en condiciones óptimas y no fue hasta el Gran Premio de Portugal, tercer GP del año, ya en abril de 2021, cuando logró concluir su primera carrera post operaciones. Ante el público luso, el piloto de Repsol Honda terminó en séptima posición.

Esa alegría del regreso fue fugaz y es que con la llegada de mayo comenzó un periplo de nuevas caídas que convirtieron más en montaña rusa que nunca su primavera. En las citas de Francia, Italia y Cataluña Márquez se fue al suelo, pero no se rindió. A la vuelta de la esquina estaba una nueva subida.

Y entonces llegó Alemania en aquel inolvidable 20 de junio de 2021, punto crucial en la carrera del seis veces campeón de MotoGP. 581 días después, todo parecía haber vuelto a su sitio cuando Márquez se subió a lo más alto del cajón en Sachsenring. Pero el destino aún se guardaba más de un as en la manga.

Las cuatro carreras posteriores (Assen, doblete en Austria y Silverstone) volvieron a llenarse de fantasmas para el de Cervera, cuyo mejor resultado fue un séptimo puesto en tierras neerlandesas tras superar dos caídas ese fin de semana.

«Mi físico me permite ir en moto, no hacer magia»

Estas palabras fueron pronunciadas por Márquez pocos días antes de la cita de Silverstone, donde una mala maniobra del de Repsol Honda terminó con él y Jorge Martín en el suelo del circuito inglés.

Márquez pidió perdón por haber medido mal en el adelantamiento, pero los problemas iban más allá de una mala decisión. 

«El Marc de antes de la lesión podría optar al título con esta moto. Seguramente no se podrían ganar tantas como en 2019, pero se podría pelear por el Mundial y estar entre los tres primeros muy a menudo», dijo, con el deseo de volver a ser el de antes, pero no pudo ser.

Segundo puesto en Motorland y enésima caída en San Marino

De nuevo, los altibajos definían el año de Márquez. En el GP de Aragón logró una meritoria segunda plaza, dadas las circunstancias, pero su decimonovena caída de la temporada, esta vez en San Marino, hacían salir a la palestra de nuevo la sensación de que algo no iba bien. 

Durante aquel fin de semana se pudo ver al piloto con evidentes síntomas de dolor, llevándose en varias ocasiones la mano a su hombro derecho, fuente original de su conflicto desde 2020. 

Doblete y nuevo varapalo

Después del percance en San Marino y la persistencia de sus molestias, Márquez volvió a demostrar que tiene tantas vidas como un gato y que su carácter le impide rendirse por encima de todas las cosas.


SportYou

Así las cosas, el piloto se dio el gustazo en su circuito fetiche, del que posee el récord y en el que había alcanzado la gloria en cinco ocasiones, el circuito de Las Américas. Segunda victoria que hacía las veces de esperanza en un año aciago. Y no se conformó con eso.

De regreso a Misano, el fantasma de la reciente caída sobrevolaba a un Márquez que quiso volver a romper de un plumazo los miedos: tercera victoria de la temporada, segunda consecutiva.

Contusión en la cabeza y adiós a la temporada

«Mientras se preparaba para la cita de Portimao en uno de sus entrenamientos habituales de off-road, Márquez sufrió una caída que le provocó una leve contusión en la cabeza. Tras unos días de reposo en casa y ver que el piloto del equipo Repsol Honda seguía con malestar se ha tomado la decisión de que Marc no dispute el Gran Premio del Algarve«. Con este comunicado anunciaba el equipo Repsol Honda que el piloto no estaría en la cita de Portugal. Lo que no sabían en ese momento es que su triunfo en el GP de Emilia-Romaña sería la última carrera del curso.

La diplopía, posiblemente derivada del golpe en la cabeza, una dolencia que, además, no es la primera vez que sufre el piloto, le ha obligado a poner fin antes de tiempo al año, con la vista puesta en el regreso definitivo en 2022, y la esperanza fijada en que la montaña rusa frene de una vez para dejar vía libre a la estabilidad y no bajarse más de los días de gloria.