Ejecutan a un reo en EE.UU. pese a las dudas legales asociadas al uso de la inyección letal

Ejecutan a un reo en EE.UU. pese a las dudas legales asociadas al uso de la inyección letal

Stouffer y sus abogados argumentaron que el método de ejecución con una combinación de tres drogas incurría en una violación de sus derechos constitucionales.

Big Stouffer fue ejecutado este jueves en Oklahoma (EE.UU.) después de que los tribunales rechazaran su apelación sobre la base de que la inyección letal utilizada para matarlo le causaría un dolor y un sufrimiento contrarios a sus derechos constitucionales.

El procedimiento se llevo a cabo en la Penitenciaría del Estado de Oklahoma con una inyección de tres drogas, casi dos meses después de la primera ejecución en el estado —en la que John Grant sufrió convulsiones y vomitó mientras recibía la inyección letal— tras una moratoria de seis años debido a una serie de ejecuciones fallidas.

Stouffer y sus abogados argumentaron que el método de ejecución basado en tres drogas plantea un riesgo de dolor y sufrimiento que incurre en violación de los derechos constitucionales y que el recluso debería incluirse entre otros demandantes del corredor de la muerte en una demanda federal que impugne los protocolos. 

Sin embargo, un juez de un Tribunal Federal y el Tribunal de Apelación del Décimo Circuito de EE.UU. negaron la suspensión de la ejecución, al igual que denegaron una apelación final ante la Corte Suprema el jueves por la mañana, menos de dos horas antes de la ejecución.

Stouffer, quien mantuvo su inocencia durante 36 años, fue condenado a muerte en 2003 por el asesinato de Linda Reaves, una maestra de primaria y por el intento de asesinato de su novio Doug Ivens, en 1985.

En 2015, el estado detuvo las inyecciones letales, debido a una serie de problemas con el procedimiento, a raíz de la ejecución de Clayton Lockett en 2014, que tardó 43 minutos en morir, y la de Charles Warner, un año después, en la que se usó una droga equivocada.