Castillo acepta la renuncia del ministro de Defensa de Perú, cuestionado por los presuntos ascensos irregulares en las Fuerzas Armadas

Castillo acepta la renuncia del ministro de Defensa de Perú, cuestionado por los presuntos ascensos irregulares en las Fuerzas Armadas

El exfuncionario presentó el domingo su dimisión de manera «irrevocable».

El presidente de Perú, Pedro Castillo, aceptó este lunes la renuncia del ahora exministro de Defensa Walter Ayala, denunciado por supuestos ascensos irregulares en las Fuerzas Armadas.

Ayala había presentado su dimisión la noche del domingo de forma «irrevocable», a pesar de no haber reconocido su culpabilidad en las presuntas promociones irregulares en el Ejército y la Fuerza Aérea. 

Por el contrario, al anunciar su decisión por las redes sociales, Ayala afirmó que había demostrado «fehaciente actuación legal y correcta en proceso de ascenso y relevo militar» y que asumía la «total responsabilidad política» del hecho. 

Además, vinculó el final de sus funciones a una estrategia opositora para perjudicar a la actual gestión mediante acusaciones sin sustento a los miembros del Gabinete. «Gracias, presidente Pedro Castillo. Basta de politiquería ¡Dejen gobernar!«, señaló.

Tras la presentación de la renuncia, al menos dos bancadas de centro derecha, Alianza Para el Progreso y Avanza País, celebraron el alejamiento de Ayala y reclamaron a Castillo que lo suceda con un funcionario «profesional».

El caso trascendió la semana pasada, cuando los generales José Vizcarra y Jorge Chaparro, recién cesados como comandantes del Ejército y la Fuerza Aérea, respectivamente, denunciaron que Ayala y el secretario privado del presidente, Bruno Pacheco, presionaron a las autoridades militares para favorecer el ascenso a generales de dos coroneles cercanos al mandatario Castillo, Carlos Sánchez y Ciro Bocanegra. 

La salida de Ayala se suma a una larga lista de dimisiones ocurridas tras la asunción del presidente de izquierda, quien, desde el comienzo de la gestión, recibió fuertes presiones de la oposición a través de los medios de comunicación, para que cambiara a los miembros de su Gabinete. 

La última de ellas se dio a principios de noviembre, cuando renunció el exministro del Interior, Luis Barranzuela, quien fue duramente cuestionado por haber organizado una fiesta en su casa, a pesar de que los encuentros sociales están prohibidos debido a la pandemia.