Carlos Sainz se confirma como el ‘capo’ de Ferrari y reabre su candidatura a potencial campeón del mundo

Carlos Sainz se confirma como el ‘capo’ de Ferrari y reabre su candidatura a potencial campeón del mundo

Aterrizar en Ferrari es muy similar a hacerlo cerca de un volcán: si permiten que los aviones tomen tierra se supone que es seguro, pero es imposible no sentir un poco de miedo. Por eso, cuando Carlos Sainz aceptó la propuesta de la Scuderia para dejar la zona de confort de McLaren muchos lo vieron como una jugada arriesgada. Los mismos que ahora se quitan el sombrero.

Carlos Sainz Vázquez de Castro es, por méritos propios, el primer piloto de Ferrari. No es un dato menor: ya se ha visto muchas veces a lo largo de la historia cómo pilotos de mucho talento acaban quemados en la Scuderia en su primer año, pero no ha sido el caso del madrileño. 

Sin hacer ruido, con un metódico sistema de trabajo que comienza a las 7 de la mañana y acaba rozando la medianoche, el español ha cuajado una temporada soñada en la que le ha faltado la guinda de una victoria. Cuatro podios en su primer año con el Cavallino al pecho, culminado con el último en la ya legendaria carrera de Abu Dhabi. El que venga detrás, que le iguale si puede.

El único piloto en rodar todo

En sus primeros 22 Grandes Premios como piloto de Ferrari ha completado los 22. Sainz es el único de la parrilla que no ha abandonado: ha dado 1.294 vueltas, el 99,77%, de todas las posibles en la temporada 2021. No ha sido el 100% porque ha sido doblado tres veces.

El dato es demoledor: si Ferrari ha acabado tercero en el Mundial de constructores sin haber ganado ninguna carrera y sacándole 48,5 puntos a McLaren se debe en buena medida a su labor. Sin grandes aspavientos, adelantamientos rozando lo ilegal o palabras altisonantes contra los constantes problemas que han tenido en cada parada en boxes. 

Su nobleza dentro y fuera de pista está fuera de toda duda y sus rivales lo saben. Como muestra, un botón: en el podio de Abu Dhabi se acercó inmediatamente a Lewis Hamilton, que estaba digiriendo la derrota más dolorosa de su pantagruélica carrera deportiva, para consolarle y darle ánimos. En el momento en el que culminaba para él una carrera histórica, Sainz se acordó del que lo estaba pasando mal.

Leclerc hinca la rodilla: Sainz es el ‘capo’

Cuando Sainz llegó a Ferrari había pocos que le consideraran como el jefe de filas. Estando Charles Leclerc, que había hecho claudicar al mismísimo Sebastian Vettel, ¿cómo iba un recién llegado a ganarle? Vaya si lo ha hecho.

Sainz acaba la temporada 2021 en quinta posición del Mundial, solo superado por los inalcanzables pilotos de Mercedes y Red Bull, con 164,5 puntos, 5,5 más que el monegasco, y con cuatro podios (2º en Mónaco y 3º en Hungría, Rusia y Abu Dhabi). Leclerc acaba 7º con 159 puntos y solo un podio (2º en Gran Bretaña). Está claro quién ha ganado la partida.

Queda por resolver una cuestión: ¿quién de los dos pilotos de Ferrari tiene más posibilidades de ser campeón del mundo, si las circunstancias son propicias? Situados en el escenario de que la Scuderia haga un coche digno para pugnar por victorias (que ya es mucho suponer), Sainz ha demostrado la agresividad y, sobre todo, la regularidad necesaria para alcanzarlo. 

Ahora es labor de Mattia Binotto o del responsable que pongan en su lugar (no está nada claro que siga) decidir si la apuesta debe ser el español, Leclerc… o dar un volantazo y apostar en un futuro no tan lejano por un Mick Schumacher que, en su primer año en F1, ha dejado bastantes más sombras que luces.