Boris Filatov, alcalde de Dnipro: «Ucrania ganará la guerra porque no nos queda otra opción»

Boris Filatov, alcalde de Dnipro: «Ucrania ganará la guerra porque no nos queda otra opción»

Entrevista

Periodista, diputado, piloto de helicópteros, empresario de éxito y aficionado a la carrera espacial, se ha convertido en uno de los rostros más conocidos en su país por su papel en la guerra al dirigir la ciudad más importante de la logística ucraniana. Es rusófono y apenas sabe nada de ucraniano, pero Putin no tiene un oponente más feroz

Boris Filatov, alcalde de Dnipro.ALBERTO ROJAS

PREMIUM


ALBERTO ROJAS

Enviado especial


@rojas1977

Dnipro

Actualizado Viernes,
27
mayo
2022

01:31

Directo Guerra en Ucrania, últimas noticias Guerra en Ucrania El «terror silencioso» se apodera de Jersón

Filatov tiene una reproducción del cohete que usa Tintín en el cómic en el que viaja a la Luna y un billete para viajar al espacio de la mano de Richard Branson y su empresa Virgin Galactic. Cuando acabe la guerra, dice, será uno de los primeros viajeros espaciales, aunque estaría encantado de dejarle su asiento a Vladimir Putin con la condición de que la nave jamás volviera a la Tierra. «Pagaría mucho dinero para eso», bromea, con la única sonrisa que se permitirá en esta entrevista. «Los ucranianos ahora brindamos dos veces. Una por la victoria de Ucrania. La otra, por la muerte de Vladimir Putin», afirma haciendo el gesto con una copa imaginaria.

¿Pueden los soldados rusos llegar hasta Dnipro?Que lo intenten. No hemos perdido el tiempo. Creamos cuatro líneas de defensa y estamos terminando la cuarta en toda la región fronteriza con el Donbás. Solo la ciudad entregó 38 tractores para ayudar a levantar las defensas con hormigón. Tenemos los recursos y los usan nuestros militares. Si los rusos quieren llegar hasta Dnipro, calculamos sus bajas en 20.000 soldados al atravesar cuatro líneas defensivas.Usted es rusoparlante, apenas habla ucraniano. Putin dijo que esta guerra se hacía para proteger a los ucranianos que hablaban ruso porque estaban «perseguidos». ¿Se siente protegido por Rusia?No hace falta comentar este asunto porque Putin es una persona enferma que vive en su propio mundo y no tiene conexión con la realidad. Yo soy rusoparlante y tengo que protegerme para que Putin no me mate. El segundo día de la guerra dijo que la hacía para combatir a los nazis ucranianos. Ahora dicen que combaten contra la OTAN. La verdad es que no ha conseguido ninguno de sus objetivos. Gasta 1.000 millones de euros en propaganda desde hace años y, ahora mismo, está atrapado en las mentiras difundidas por sus propios medios. Por eso no es capaz de conseguir nada. Son objetivos que no existen.¿Puede Ucrania vencer a un ejército tan grande como el ruso?Seguro que sí porque, además, no tenemos otra opción que la victoria. No se trata de ganar, se trata de la supervivencia como país independiente y de nuestra integridad física. Ellos creen que el pueblo ucraniano no existe y, por tanto, es eliminable. Han cometido graves crímenes de guerra y han llevado a centenares de miles de ucranianos a Rusia como esclavos. Los han trasladado a lugares remotos y pobres como Siberia, donde les quitan el pasaporte y tratan de hacerlos trabajar en la industria con un salario paupérrimo.¿Qué papel juega Dnipro en este momento de guerra?Un papel estratégico importante. La ciudad está entre tres frentes de batalla: Zaporiya, Jarkov y el Donbás. Por aquí pasan el armamento, los soldados, los heridos, los prisioneros… Acoge a mucha gente que huye de la guerra desde el este del país. Calculamos 200.000 desplazados como población extra de Mariupol, Donetsk o Lugansk. Además, están volviendo habitantes de Dnipro que se fueron al principio de la guerra. Lo sabemos por cosas como el consumo de agua o las conexiones de teléfonos móviles, que es la única manera de medir eso ahora. Dnipro es la tercera ciudad más grande de Ucrania, pero concentra mucho dinero por su poder industrial. Es decir, la economía ucraniana depende mucho de que sigamos funcionando. En 2014, cuando Putin apoyó las rebeliones prorrusas en el este de Ucrania, aquí también intentó poner en marcha lo que llamaron «la primavera rusa», pero sin éxito, por eso Rusia le da una enorme importancia a Dnipro.¿Qué tipo de ataques han sufrido de los rusos?La mayoría de los ataques son de misiles. El miércoles tuvimos el mayor bombardeo de toda la guerra con 11 proyectiles y múltiples alarmas antiaéreas. Quieren destruir el ferrocarril, las plantas eléctricas, la industria, la infraestructura… Puedo mostrarte los desperfectos que causaron en el puente principal de la ciudad, que soporta una carretera y vías del tren. Si derriban ese puente, miles de personas se quedarán aisladas.¿Cuál es la diferencia entre la guerra que comenzó en 2014 en el este y esta invasión?Es muy diferente. En 2014 había gente que dudaba entre seguir siendo ucraniano o unirse a los movimientos separatistas a favor de Rusia. En aquel entonces, muchos vivían con la ilusión de llegar a acuerdos de paz con Moscú. Ahora han desaparecido. No quedan prorrusos en Dnipro ni en Ucrania. Las bombas cambian tu ideología. Cuando te invaden las ilusiones desaparecen.¿Esa negociación con Rusia es imposible?Los europeos creen que se puede negociar con Rusia dentro de unas reglas, y están muy equivocados. Siempre mienten. El ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, es un mentiroso patológico. Él estuvo diciendo barbaridades en una entrevista en la televisión italiana sin que ningún periodista denunciara la enorme contradicción en la que estaba cayendo. Dejarles hablar así no es libertad de prensa, es permitir que usen los medios europeos para soltar su propaganda.¿Ha hecho ya las paces con Zelenski?Antes nos llevábamos muy mal y discutíamos mucho en el Parlamento. Un día, poco antes de la guerra, hablamos por teléfono, nos dijimos todo lo que nos teníamos que decir y arreglamos esa situación. Hoy nos llevamos muy bien, es el líder incuestionable del país y le sigo hasta el final.