‘Blackbird’: el avión de la Guerra Fría más rápido del mundo

Este artefacto dejó de usarse desde 1990, pero fue un gran arma de espionaje y combate.

‘Blackbird’: el avión de la Guerra Fría más rápido del mundo

Este artefacto dejó de usarse desde 1990, pero fue un gran arma de espionaje y combate.

Durante la guerra fría (1947-1991), el gobierno estadounidense se enfrentó a la Unión Soviética en una lucha de capitalismo vs. el comunismo. El enfrentamiento logró que la mayor parte de los territorios del mundo escogieran el bando al cual pertenecer y apoyaran o atacaran a su enemigo.

Fue durante este lapso que se derribó el avión espía estadounidense U-2, el cual fue destruido y cuyo piloto fue capturado. Ese momento marcó un antes y un después para la industria aeronáutica, pues Estados Unidos vio la necesidad de hacer un avión que pudiera volar más rápido y más alto, a salvo del fuego antiaéreo.

Dicha tarea se le encomendó a un grupo de ingenieros, comandados por Clarence ‘Kelly’ Johnson, de la división de ingeniería Lockheed. Él y su grupo fueron los encargados de darle vida al Lockheed SR-71, al que luego se le conocería como el ‘Blackbird’ o el ‘Habu’.

El diseño

El Gobierno de Estados Unidos tuvo que comprar gran cantidad de titanio

Fue hasta el 30 de abril de 1962, luego de 15 años de guerra, que el avión hizo su vuelo inaugural, el cual fue el antecesor para que 13 réplicas volaran después.

Según el portal de aviación ‘Aviación Digital’, este avión fue construido meramente en titanio ya que debía ser un material que resistiera temperaturas muy altas.

(Lea además: Turquía-Colombia: de la cooperación bilateral a la unión global de fuerzas). 

#OTD in 1964, the SR-71 Blackbird took to the air for the first time. The SR-71 is still the world’s fastest and highest-flying piloted series-produced airplane. NASA used them for research. More on the SR-71: https://t.co/ooOeV0Qdp8 pic.twitter.com/y1gKaQ2ALE

— NASA History Office (@NASAhistory)

December 22, 2017

“La URSS era, en aquel momento, el mayor proveedor de titanio del mundo. El Gobierno de Estados Unidos tuvo que comprar una gran cantidad, probablemente utilizando empresas falsas”, le dijo Peter Merlin, historiador de la aviación, a ‘CNN’.

Tras hacer varias pruebas en sus vuelos, los ingenieros descubrieron que con la gran velocidad a la que se transportaba (3.200 kilómetros por hora), varias partes se derretirían debido al calor.

(Lea además: ¿Cuánto es el patrimonio personal del Rey de España? Casa Real revela cifra).

#SR71 blackbird – still the most amazing #airplane ever built #Supersonic #Planespotting pic.twitter.com/vE8woFvIzK

— Tim (@tflyer85)

December 28, 2017

Así pues, si querían que este artefacto rechazara esta energía y protegiera a su tripulación, que eran agentes de la SIA, se debía pintar completamente de negro. Fue así como nació el apodo con el que se le conoce hasta ahora: el pájaro negro (Blackbird).

La evolución

A pesar de los esfuerzos, el ‘Blackbird’ aún era un avión que se podía detectar con radar de tráfico aéreo a varios kilómetros de distancia, por lo que dejó de ser un avión de espionaje para pasar a ser uno de combate.

Los ‘Blackbirds’ no sobrevolaron nunca el espacio aéreo soviético, pero siguieron desempeñando un papel importante en la Guerra Fría y realizaron misiones en otros escenarios críticos como Medio Oriente, Vietnam y Corea del Norte.

(Lea además: Indignación en Reino Unido por artículo misógino sobre una diputada).

#aviation #planespotting #aircraft #stealth: Officially still the fastest air-breathing airplane ever, the Lockheed SR-71 Blackbird was to be RS-71 (Reconnaissance Strike 71), but President Lyndon B. Johnson botched the name at a July 1964 press conference about the new aircraft. pic.twitter.com/tvMjMoctlk

— USAS – Military History (@USAS_WW1)

October 21, 2021

No obstante, en 1990 fueron retirados por la Nasa y la Fuerza Aérea de los Estados Unidos por problemas varios, entre ellos, su alto coste de producción, la reducción en el presupuesto de defensa y porque ya no se fabricaban repuestos para estos aviones.

Sus récords aún siguen intactos: volar a una altitud sostenida de 85.069 pies, alcanzar una velocidad máxima de 3.529 kilómetros por hora y volar entre Nueva York y Londres en 1 hora y 54 minutos, el cual, en un vuelo comercial es de 6 horas y 45 minutos.

Más noticias 

ONU aprueba una nueva medida para tratar de reducir el uso del veto

Ucrania: voluntario de Médicos Sin Fronteras cuenta cómo se vive la guerra

Rusia vuelve a hablar del ‘peligro real’ de una Tercera Guerra Mundial

Atención: Antonio Guterres pide en Moscú un cese el fuego en Ucrania

Misiles rusos sobrevuelan a baja altura la central nuclear de Zaporiyia

Tendencias EL TIEMPO